Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La feria de Jerez recupera la corrida concurso

El evento no se celebra desde el año 1990, pero que los seis toros pertenezcan al encaste Domecq le resta todo interés

El torero José María Manzanares, en Bilbao.
El torero José María Manzanares, en Bilbao.

La feria de Jerez de la Frontera, cuyos carteles han sido presentados públicamente, encierra una noticia buena y otra mala. La primera es que se recupera la corrida concurso de ganaderías, que tanta fama y tradición alcanzó en este ciclo, y que no se celebra desde el año 1990; la mala es que los seis toros anunciados para ese cartel pertenecen al encaste Domecq, lo que resta todo el interés que una cita de este tipo pudiera despertar entre los aficionados. No tiene, en principio, ningún sentido anunciar una corrida concurso en la que todos los toros pertenecen a la misma familia y son, por lo general, el referente de los defectos capitales del toro de lidia actual.

Por si fuera poco, el cartel estrella de la feria, un mano a mano entre Morante de la Puebla y Manzanares, también incluye toros del mismo encaste, Juan Pedro Domecq. El ciclo concluye con un espectáculo de rejoneo en el que se anuncia la primera comparecencia en España de Pablo Hermoso de Mendoza, que se encontrará con Diego Ventura, su principal competidor.

Los carteles

Viernes, 16 de mayo. Morante de la Puebla y José María Manzanares, mano a mano (toros de Juan Pedro Domecq).

Sábado, 17. Corrida concurso de ganaderías. Enrique Ponce, Juan José Padilla y El Fandi (toros de Zalduendo, Santiago Domecq, Torrealta, Jandilla, Torrestrella y Fuente Ymbro).

Domingo, 18. Espectáculo de rejoneo. Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura y Manuel Manzanares (toros de Fermín Bohórquez).

Los tres festejos se publicitan en tres carteles exclusivos, obra del artista Juan Iranzo. Para el cartel general de la feria se ha elegido la fotografía del diestro Juan José Padilla con la que Daniel Ochoa de Olza ganó el segundo premio del prestigioso certamen World Press Photo en 2012. La imagen, censurada por el Ayuntamiento de Barcelona, fue adquirida por el consistorio jerezano como apoyo de la ciudad a uno de sus toreros más ilustres.