Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CÁMARA OCULTA

El ‘caso Rocío’

El filme recuerda la prohibición sufrida por otro documental, 'Rocío', sobre la romería

La cinta fue censurada en 1981 por los herederos del fundador de una hermandad almonteña

Se ha visto estos días en el festival de Málaga un documental, El caso Rocío, que recuerda la prohibición sufrida por otro documental, Rocío, que en 1981 fue oficialmente censurado gracias a la denuncia presentada por los herederos de un alcalde de Almonte, fundador de una hermandad rociera creada en 1932 contra "los desacatos a la Virgen del Rocío cometidos por la II República". Esta era responsable, según la película, de la represión contra los simpatizantes republicanos que en 1936 se saldó con cien campesinos asesinados, 99 hombres y una mujer.

Rocío es ante todo un valioso documento etnográfico y sociológico, de permanente interés. Fue presentado oficialmente en el festival de Venecia de aquel año por el Ministerio de Cultura, y en el de Sevilla fue premiado “por la coherencia de su visión polémica de la romería, desde la vertiente antropológica”. También fue estrenado en Madrid con la asistencia de destacados andaluces (Alfonso Guerra, Antonio Gala, Caballero Bonald…).

Pero su prohibición, auspiciada también por la jerarquía eclesiástica “por escarnio a la religión católica y ultraje”, no se hizo esperar, y aunque años después fue incluso emitido por TVE, los cortes ya entonces infligidos la han dejado mermada, al parecer de por vida. El director de Rocío, el sevillano Fernando Ruiz Vergara, sufrió multas y persecución, refugiándose en Portugal, país donde murió hace tres años. Lo había visitado cuando la Revolución de los Claveles, en compañía de Ana Vila, guionista de la película, y allí se afincaron ambos hasta la muerte de Franco. De todo ello y de bastante más se habla en El caso Rocío, una vibrante denuncia de la censura ejercida en época de democracia, como le ocurrió igualmente a El crimen de Cuenca, de Pilar Miró, aunque en aquel caso la prohibición provino de la jerarquía militar, y la película pudo estrenarse finalmente años después y en su integridad.

Rocío, cuya versión mutilada de sólo una hora puede verse en Youtube, es un documental escalofriante que, según se cuenta, “revolucionó a las hermandades”, y que si ahora se emitiera (completo) volvería probablemente a provocar reacciones similares. Escudriña con rigor el origen histórico de la Romería, las influencias de la Iglesia, la utilización que de ella hizo el franquismo y su carácter de fiesta pagana, tan propia de otras manifestaciones religiosas en Andalucía. ¿No es hora ya de que podamos verlo en su integridad y sin tapujos?