crítica | la bella y la bestia
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Rococó digital

Aparatosa pieza de orfebrería,el filme está entre la exuberancia gráfica y la libertad de trazo de un álbum de Regis Loisel

Léa Seydoux, en 'La bella y la bestia'.
Léa Seydoux, en 'La bella y la bestia'.

La reciente tendencia a reescribir cuentos de hadas en clave de sobresaturado cine espectáculo es, posiblemente, lo que ha hecho posible que Christophe Gans —de quien nada sabía este crítico desde la notable, atmosférica y casi abstracta Silent hill (2006), y realizador de Crying freeman: los paraísos perdidos y El pacto de los lobos— se haya atrevido a proponer una nueva lectura de la historia que inspiró un monumento eterno del fantastique poético como La bella y la bestia(1946) de Jean Cocteau.

LA BELLA Y LA BESTIA

Dirección: Christophe Gans.

Intérpretes: Vincent Cassel, Léa Seydoux, André Dussolier, Eduardo Noriega, Myriam Charleins.

Género: fantástico. Francia, 2014

Duración: 112 minutos

Argumenta el director que, al contrario que el maestro —que partió de la síntesis de Jeanne-Marie Lepprince de Beaumont—, su película recurre a las fuentes de la primera versión literaria del relato, debida a Gabrielle-Suzanne de Villeneuve en 1740. Con todo, lo más interesante de su película no está tanto en su vocación de fidelidad como en su capacidad para conquistar una identidad propia a través de la bastardía sofisticada y manierista.

Aparatosa pieza de orfebrería en el arriesgado arte del rococó digital, La bella y la bestia de Gans se sitúa a medio camino entre la exuberancia gráfica y la gran libertad de trazo de un álbum de historietas de Regis Loisel —con esos perros encantados que son un poco gremlin y un poco marsupilami— y unas inesperadas claves orientalizantes, que pasan por la evocación directa del panteísmo de Miyazaki —la maldición de la Bestia al sacrificar un espíritu del bosque— y un tono que, a ratos, recuerda al amaneramiento de The phantom lover (1995), la versión de El fantasma de la ópera que firmó Ronny Yu. Con su ingenioso juego de espejos entre pasado y presente como eficaz recurso expresivo, la película es puro exceso ejecutado con gusto.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS