Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arturo Fernández, un Don Juan a las órdenes de Albert Boadella

El actor interpreta por vez primera al mito del Tenorio en un montaje que se estrena en los Teatros del Canal el próximo jueves

Arturo Fernández y Albert Boadella, en un ensayo.
Arturo Fernández y Albert Boadella, en un ensayo.

Albert Boadella y Arturo Fernández tienen en común algunas historias de apuntadores, una carrera en la que han hecho lo que han querido y una admiración recíproca. Pero por mucho que ambos lleven en la farándula toda su vida, a nadie se le habría ocurrido embarcarlos en una aventura común hasta que se le ocurrió al propio Boadella, que en esta etapa ("la cuenta atrás de mi carrera", dice él) alimenta sus frustraciones con deleite, ya sea por la música o por los actores de cierto teatro popular denostados por quienes se enmarcan en el teatro a secas. Solo el fichaje de Lina Morgan habría podido impactar más y "lamentablemente a eso he llegado tarde", comenta el hombre que dirigió durante medio siglo Els Joglars y que ahora es director artístico de los madrileños Teatros del Canal.

"Escribí la obra pensando en él y en una cierta identificación conmigo y la nostalgia del pasado cuando tienes cierta edad", reflexiona Boadella. Pero antes de compartir la nostalgia del pasado, Boadella ya defendía el teatro de los arturofernández y las linamorgan de las críticas del mundillo. "Nosotros hacíamos teatro burgués, quienes hacían teatro popular eran ellos". "Nosotros estábamos para cabrear al espectador. Ellos estaban para gustar".

Arturo Fernández: "He podido hacer lo que he querido"

El catalán abordó Ensayando Don Juan, que se estrena el jueves 6 en los Teatros del Canal, con Arturo Fernández en mente. Y el actor asturiano aceptó la oferta sin dudar. "Habría sido como rechazar a Sharon Stone. Eso nunca. Aunque me muera", cuenta Fernández durante una comida organizada en el lugar donde han ensayado los siete actores del reparto. Una comida que desvela pequeños secretos. Arturo Fernández se subió a un escenario por vez primera en enero de 1951 en una obra de Jacinto Benavente en el papel de un tramoyista que solo decía: "¡Y qué entradas y qué salidas!". En el segundo encargo salía al escenario junto a Rafaela Aparicio vestido de cocodrilo. Pero subió rápido y pronto creó su propia compañía. Ninguna frustración, al menos confesada en público. "He podido hacer lo que he querido". Y poco antes, había dicho: "Esta es una profesión en la que no puedes andar pensando en lo que dicen de ti. Nunca he vivido hacia la galería de la profesión".

En esta larga carrera apenas le han dirigido. Quizás el secreto de que Arturo Fernández siempre haga de Arturo Fernández es que está dirigido por Arturo Fernández. "Yo solo he sido dirigido por dos personas: Luis Escobar en Dulce pájaro de juventud y Un hombre y una mujer. Y ahora por Albert. Y después de dirigir 40 años comedias, al verle a él pienso que estoy en párvulos". En Ensayando Don Juan, basada en una versión de Eduardo Galán sobre la obra de José Zorrilla, una directora moderna (la actriz Mona Martínez) pretende urdir un espectáculo vanguardista de Juan Tenorio, un mito que considera anacrónico y desaparecido para el que contrata al veterano Arturo Fernández, que se encargará de desmontarle sus principios. Por fin, Arturo Fernández, donjuán contumaz, hará de Don Juan. Teatro dentro del teatro.