Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús, Napoleón y Mahoma, los más importantes según un ‘software’

Un programa realiza un 'ranking' de la importancia histórica por la agregación de millones de opiniones expresadas en Internet

Encuentro en Moscú, entre el presidente de Estados Unidos Ronald Reagan y Mijail Gorbachov
Encuentro en Moscú, entre el presidente de Estados Unidos Ronald Reagan y Mijail Gorbachov Reuters

Entre los 50 personajes más relevantes de la historia Jesucristo se sitúa en el número 1 y en el 50 está Oliver Cromwell, a quien los libros reparten entre dictador y libertador. Napoleón va el número dos y el tercero es Mahoma. ¿Adivinan quién es el cuarto? William Shakespeare. Nelson Mandela ha quedado en la 356 posición de la lista de las 2.000 personalidades más importantes de la historia. A pesar de que no corren tiempos gloriosos para la clase política, de ellos es la supremacía en los diez primeros peldaños. Eran otros tiempos, con sus luces y con sus terribles sombras. A saber: el número cinco es Abraham Lincoln, George Washington va el sexto, Adolf Hitler se encarama como el séptimo más importante, Alejandro Magno como el noveno, y Thomas Jefferson cierra el Top 10 precisamente en ese número.

Un momento… ¿De dónde sale esta lista? Se pueden imaginar que ha sido elaborada por un cónclave de eruditos historiadores pero… nada más lejos de la realidad. Un software creado por Steven Skiena, profesor de informática en la Universidad de Nueva York Stony Brook, y su colega Charles Ward, un informático que trabaja para Google, es el artífice de la clasificación, informa The Sunday Times. El programa de búsqueda realiza un ranking de la importancia histórica a través de la agregación de millones de opiniones expresadas en Internet, de la misma manera en que Google realiza una jerarquización de las páginas web. El ingenio incluye un algoritmo que mide la decadencia que experimenta la reputación a lo largo del tiempo. Así predice cómo la relevancia de la gente perdurará hasta 200 años después de su muerte

El primer factor en que se apoya este peculiar medidor de eternidad es la prevalencia de la gente en Wikipedia, la enciclopedia online; pero también rastrea otras zonas de la Red a la caza de la cantidad de libros que se han publicado sobre esas personas con tal de calibrar la fecha de caducidad que tendrá su fama.

Los 50

1. Jesús
2. Napoleón
3. Mahoma
4. William Shakespeare
5. Abraham Lincoln
6. George Washington
7. Adolf Hitler
8. Aristóteles
9. Alejandro Magno
10. Thomas Jefferson
11. Enrique VIII de Inglaterra
12. Charles Darwin
13. Isabel I de Inglaterra
14. Karl Marx
15. Julio Caesar
16. Reina Victoria
17. Martin Luther
18. Joseph Stalin
19. Albert Einstein
20. Cristóbal Colón
21. Isaac Newton
22. Carlomagno
23. Theodore Roosevelt
24. Wolfgang Amadeus Mozart
25. Platón
26. Luis XIV de Francia
27. Ludwig van Beethoven
28. Ulysses S. Grant
29. Leonardo da Vinci
30. Augusto
31. Carl Linnaeus
32. Ronald Reagan
33. Charles Dickens
34. San Pablo apostol
35. Benjamin Franklin
36. George W. Bush
37. Winston Churchill
38. Genghis Khan
39. Carlos I de Inglaterra
40. Thomas Edison
41. James I de Inglaterra
42. Friedrich Nietzsche
43. Franklin D. Roosevelt
44. Sigmund Freud
45. Alexander Hamilton
46. Mohandas Karamchand Gandhi
47. Woodrow Wilson
48. Johann Sebastian Bach
49. Galileo Galilei
50. Oliver Cromwell

Skiena y Ward le han dado igual peso a la fama y a la dignidad en sus mediciones de posteridad. Los informáticos afirman que para que se recuerde a las personas a largo plazo no importa si llegan a ser célebres por su notoriedad o por la trascendencia de su contribución a la humanidad. Los resultados han sido publicados en el libro que se titula, como no podía ser de otra manera, Who’s bigger (quién es más grande).

La clasificación no solo tiene a Mandela demasiado abajo en la lista. Mijail Gorbachov echó el telón de acero abajo, pero esta peculiar forma de analizar la historia lo deja en el lugar 637. Mucha más suerte ha tenido su colega Ronald Reagan que ha sido listado como el 32, no sabemos si por sus dotes como actor. Aquí no para la cosa: Reagan se aúpa seis posiciones por encima de Franklin de Roosevelt, mientras que su aliada Margaret Thatcher obtiene una discreta 271. Entre los 50 más importantes hay cinco reyes y reinas, mientras Winston Churchill aparece en la posición 37, un lugar por detrás de… George W Bush.

Con respecto al espacio que este ranking reserva a los artistas, vemos a Mozart como el músico de más influencia en el peldaño 24, tres por delante de Beethoven y 24 por encima de Bach. Elvis Presley es la estrella de la música contemporánea mejor situada: en el 69, le siguen Madonna en el 121, Bob Dylan en el 130 y John Lennon como número 162.

En cuanto al arte, encabeza la categoría Leonardo da Vinci con un puesto 29, Vicent Van Gogh, con el 73, y Francis Bacon, en el 81.

Volvamos al algoritmo que es capaz de darse cuenta de cómo la fama de una persona conquistará las futuras generaciones. Un ejemplo es la cantante Britney Spears. Si se tiene en cuenta el criterio de la celebridad, la chica de Oops!... I did it again aparecería en el número 27 del ranking, pero se desploma hasta el lugar 689 una vez que se observa el factor de la decadencia con el tiempo.

Los autores aseguran que el algoritmo puede detectar cambios como por ejemplo la importancia de las mujeres en la sociedad o si la historia que se enseña en las escuelas se concentra en aquellas figuras que fueron realmente más importantes en moldear el mundo en el que hoy vivimos… Y afirman que aproximadamente un tercio de las personas consideradas dignas de estudio no lo son en realidad.

Algunos historiadores de prestigio como Antony Beevor han mostrado su rechazo a esta computarizada mirada a la historia. Beevor ha calificado de "absurda" la posibilida de que un algoritmo suponga un acercamiento científico a la disciplina. El análisis informático es, prosigue, tan subjetivo como cualquier otro.