Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chailly sustituirá a Barenboim como director musical de la Scala de Milán

El maestro milanés tomará la batuta tras la renuncia de Daniel Barenboim dos años antes de lo que preveía su contrato

El director de orquesta Riccardo Chailly en un concierto en 2009.
El director de orquesta Riccardo Chailly en un concierto en 2009.

Un milanés para La Scala de Milán. Suena perfecto. Y además se trata de Riccardo Chailly, uno de los mejores directores de orquesta del mundo, quien sustituirá a partir de 2015 a Daniel Barenboim como batuta titular del foso del teatro de ópera italiano. Tras meses de especulaciones, de rumores de que el maestro italiano iba a rechazar la oferta y de quinielas varias, ayer el alcalde de Milán, Giuliano Pisapia, anunció el fichaje. “Una espléndida noticia, ya sea porque Chailly es uno de nuestros ciudadanos, ya sea porque es una excelencia a nivel mundial que ha dado lustre a nuestro teatro”.

Riccardo Chailly (Milán, 1953) se convertirá en director musical de la Scala a partir de enero de 2015 a propuesta de su nuevo director general, Alexander Pereira (actual director del festival de Salzburgo). Daniel Barenboim fue nombrado director de musical de La Scala de Milán el 13 de octubre de 2011. Su marcha, adelantada dos años por él mismo y justificada por la cantidad de proyectos que tiene en marcha ahora mismo, coincide también con la de la persona que le fichó, el superintendente Stephane Lissner (que se marcha a la Ópera de París). Se cierra así una de las partidas abiertas de la música clásica en Europa para los próximos años.

Casualmente, Riccardo Chailly debía estar en Valencia estos días ensayando el Réquiem de Verdi que iba a dirigir el jueves y el viernes de esta semana en el Palau de les Arts. Sin embargo, el viernes pasado comunicó a la dirección del teatro que sufría una bronquitis aguda y que le iba a ser imposible cumplir con su compromiso. Tenga o no relación su nombramiento en La Scala con esta cancelación, Chailly será sustituido en Valencia por Carlo Rizzi y el programa se desarrollará según lo previsto.

Con este fichaje, los dos grandes templos líricos italianos, La Scala y la Ópera de Roma (que dirige Riccardo Muti), recuperarán un cierto aire patriótico en su foso. Eso, y puede que también nuevas rivalidades entre ambos teatros.