Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si esperábamos mucho más iba a ser demasiado tarde”

Los cinco componentes de Monty Python, sin Graham Chapman que murió de cáncer en 1989, se reúnen para anunciar su nuevo proyecto

Los miembros de Monty Python posan con la actriz Carol Cleveland.
Los miembros de Monty Python posan con la actriz Carol Cleveland. AFP

Cinco septuagenarios en plena forma, aunque quizá con el espíritu humorístico que los convirtió en icónicos algo oxidado, han conseguido acaparar hoy toda la atención mediática en el Reino Unido con el anuncio de su regreso a las tablas al estilo de los viejos rockeros que se resisten a arrojar la toalla. Los cinco miembros supervivientes del grupo Monty Python, pioneros de un humor del absurdo e irreverente que ha marcado a una generación, volverán a reunirse por primera vez en tres décadas en un show del West End londinense sobre el que desvelaron lo mínimo para mantener las expectativas.

“¿Por qué ahora? Si esperáramos mucho más sería demasiado tarde”, han reconocido los Pynton sobre el inexorable paso del tiempo: entre todos suman 357 años. John Cleese, de 74 años, Terry Gilliam, de 72 y el único integrante del elenco originario de Estados Unidos, Terry Jones (71), Eric Idle y Michael Palin (ambos de 70) quieren comprobar con su nueva propuesta “si todavía podemos ser divertidos”. Sobre la nueva obra, que se estrenará en julio cuyas entradas se pondrán a la venta el próximo lunes a las 10 de la mañana, sólo han querido adelantar que “tendrá mucha música y algo de sexo antiguo”.

Ese tono jocoso ha caracterizado una rueda de prensa, televisada en directo por la cadena Sky, y que ha supuesto todo un acontecimiento para millones de fans –y no sólo en las islas británicas- al tener como protagonistas a unos Python considerados por muchos “los Beatles de la comedia” por su impacto y tremenda influencia en la cultura popular. Los Python eligieron como escenario el teatro Playhouse, en el West End londinense, actual sede de las funciones del musical Spamalot, creado por Idle y con claro anclaje en ese humor surrealista y festivo que fue la marca del grupo.

Los geniales artífices del legendario programa de la BBC El Circo Volador de Mont Python, que les procuró la fama a finales de los sesentas, de películas inolvidables como La Vida de Brian, Los Caballeros de la Mesa Cuadrada y El Sentido de la Vida (ganadora del premio del jurado en el festival de Cannes), garantizaron que aquellos éxitos del pasado serán fuente de inspiración para su próximo show. “Nuestros seguidores así lo esperan”, dijo Cleese, “pero tampoco queremos rememorarlos de forma predecible e incorporaremos material nuevo”. Sólo faltará en la cita el sexto componente del elenco de comediantes, Graham Chapman, falleció en 1989 a causa de un cáncer.

Desde que el grupo se disolviera como tal en 1983, tras el estreno de su última película El Sentido de la Vida, todos sus miembros han permanecido activos en el mundo de la comedia, el espectáculo y el cine. Pero nunca han perdido el contacto ni dejado de colaborar en sus respectivos proyectos: Palin participó en la exitosa comedia fílmica escrita y protagonizada por Cleese, Un Pez Llamado Wanda (1988), y colaboró en algunas de las películas de Gillian, quien desde la desaparición de los Python inició en solitario una interesante carrera cinematográfica; Jones y Palin han escrito juntos varios guiones para la televisión; Idle participó con Cleese y Palin en la adaptación que Jones realizó de la novela El Viento en los Sauces….La lista de esas colaboraciones puntuales es dilatada pero sólo el nuevo proyecto anunciado ayer vuelve a reunirlos al completo por primera vez en más treinta años, y sobre un escenario del Reino Unido desde hace casi cuarenta.

La química entre los miembros de un grupo que se conocieron en sus años universitarios fue patente a lo largo de una rueda de prensa en la que los carteles de presentación habían sido intercambiados a propósito, provocando la hilaridad de la prensa internacional presente. De este modo, Eric Idle (cuyo cartel lo identificaba como “John Cleese”) respondió a algunas de las preguntas dirigidas en realidad a su compañero de mesa, quien durante la comparecencia hizo alarde de su dominio de las lenguas española y alemana.Se les veía felices con ese regreso y apuntaron que los precios de su espectáculo van a ser contenidos para hacerlo accesible, entre 27,5 libras y 95 libras la entrada más cara. Tal y como bromeó Idle: “Sólo 300 libras más barato que los conciertos de los Rolling Stones”.