Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mejores aires porteños

Rodrigo García, Romina Paula y Mariano Pensotti presentan sus últimos trabajos en el festival Temporada Alta de Girona

Mariano Pensotti vuelve al festival Temporada Alta con 'Cineastas'.
Mariano Pensotti vuelve al festival Temporada Alta con 'Cineastas'.

De los tres argentinos que visitan este fin de semana el festival de otoño de Cataluña Temporada Alta, Rodrigo García (Buenos Aires, 1964) es el que mejor conocemos, ya desde sus montajes en la Cuarta Pared durante la década de los 90 y sobre todo por los que le abrieron las puertas del teatro público europeo y de los festivales internacionales: After sun (2000) y Compré una pala en Ikea para cavar mi tumba (2002); y es que, como hijo de inmigrantes españoles y por los años que lleva afincado en España, es casi de aquí. Hemos podido seguir su trayectoria y sabemos por dónde suelen ir sus tiros. Si algo tienen en común los espectáculos del fundador de La Carnicería Teatro es que vienen a ser proyectiles pesados que apuntan hacia las paredes de carga de nuestro sistema. Su discurso puede ser más o menos intimista, contener más o menos poesía, pero no obviará la dimensión social y política. Ha sido comparado con David Lynch o Cindy Sherman por su utilización de “lo abyecto” para adentrarse en “el universo del mal”. Ahí estarían los escupitajos, los amagos de vómito, los espaguetis por el culo, la leche por el suelo o el bogavante vivo que acaba a la plancha. Lo suyo, sin embargo, no es el asco por el asco, aunque sea inevitable sentir cierta repulsión hacia muchas de las escenas que plantea. Lo suyo es la denuncia contra la sociedad de consumo y su economía de mercado; contra la explotación en el trabajo, el conformismo y lo establecido a través de la defensa del exceso, el caos y la contradicción. Con todos estos antecedentes habrá que entender Daisy, su nuevo desafío, una producción franco-suiza en la que aparecen escarabajos amontonados; está interpretada por dos de sus actores habituales, Gonzalo Cunill y Juan Loriente, y se presenta hoy en el teatro de Salt (Girona) en función única tras estrenarse en Bonlieu-Annecy (Francia) el pasado mes de septiembre.

A la actriz, directora y autora Romina Paula (Buenos Aires, 1979) la descubrimos en 2011 cuando vino con su compañía El Silencio al mismo festival al que ahora vuelve con El tiempo todo entero, una versión libre de la pieza de Tennessee Williams El zoo de cristal que enlazaba con la vida y la obra de la pintora mexicana Frida Kahlo. Hoy y mañana tendremos ocasión de ver su tercer trabajo en El Canal-Factoria Cultural Coma Cros de Salt (Girona); Fauna es una historia doble, la de una actriz y la del director que quiere llevar su vida al cine, inspirada, según cuenta Paula en una entrevista, en el nombre de una calle. “Investigo a Concep­ción Arenal y me entero de que fue una escritora feminista de fines del siglo XIX que, entre otras muchísimas cosas, se vestía de hombre para poder asistir a la Universidad y a los círculos de poetas, para poder acceder a la vida cultural pública”. Una amiga de su madre, una mujer que se crio en la Patagonia y sigue montando a caballo a sus 90 años, es también otra fuente de inspiración para el personaje que da título al montaje. El cine juega un papel importante en el espectáculo. A pesar de lo teatral del proceso de creación, Paula afirma: “Para mí esta obra es una película sin cámara ni pantalla; veo a los actores y veo planos abiertos, medios, cortos, conjuntos; los ojos son la cámara que recorta, elije, planea.”

Quien se adentra de lleno en el mundo del cine es Mariano Pensotti (Buenos Aires, 1973) con precisamente Cineastas, un tejido de historias que supone su retorno al Temporada Alta tras Marea y A veces creo que te veo y con el que intenta acercarse a la idea de cine efímero. El montaje se centra en las historias de cuatro realizadores de Buenos Aires y en las películas que estos filman en un año. Cinco actores se desdoblan en varios personajes y se mueven por un dispositivo escenográfico que presenta dos escenarios simultáneos, emulando así el recurso cinematográfico del split screen y que permite ver y contrastar dos sucesos que se dan al mismo tiempo: por un lado se representan las vidas de los cineastas y por otro, los filmes que realizan.

Con este trabajo, que se presenta el domingo en El Canal -Factoria Cultural Coma Cros de Salt (Girona), Pensotti explora la relación que existe entre realidad y ficción: en qué medida construimos nuestras vidas a partir de las ficciones que nos ofrecen las películas, la televisión o los libros; al mismo tiempo, el montaje viene a ser un retrato de Buenos Aires a través de las películas de los realizadores.