Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace la nevera parásita

‘Oltu’, original sistema de refrigeración ecoeficiente, representa a España en el certamen James Dyson Award

'Oltu', un sistema de refrigeración ecológico.
'Oltu', un sistema de refrigeración ecológico.

Un sistema de refrigeración ecológico y sostenible, que funciona gracias al calor expulsado por una nevera tradicional, parece una contradicción en términos, pero no es así. Es más el funcionamiento de este aparato, creado por Fabio Molinas (Cerdeña, 1988), alumno del Instituto Europeo di Design, ha sido considerado ecoeficiente e innovador hasta el punto que ha sido elegido por el jurado español como ganador nacional de la edición 2013 del concurso internacional de diseño James Dyson Award, organizado por la fundación homónima.

Esto significa que Oltu, así se llama esta atípica nevera, junto con los otros nueve finalistas -entre los que destacan eAlamp, un lámpara autoajustable que se carga con energía solar y Airoad, un sistema de energía sostenible a partir de las ráfagas de aire que los coches generan en las carreteras- representará España en la siguiente ronda de valoración de este prestigioso certamen, en el que participan estudiantes de diseño e ingeniería de 18 países. De esta selección saldrán 50 proyectos, entre los cuales el propio James Dyson, inventor e ingeniero industrial británico, elegirá el 7 de noviembre el ganador, que obtendrá 40.000 libras (unos 47.000 euros; 35.000 para el alumno y 12.000 para su universidad) y los dos finalistas, reconocidos con 2.000 libras cada uno.

Oltu, que en el dialecto de Cerdeña significa huerta, es un sistema de refrigeración que aprovecha el calor expulsado por la nevera para mantener frescos los recipientes colocados encima de ella, que se conservan siempre húmedos gracias a los tanques de agua que el usuario debe llenar de vez en cuando. “Mi principal interés era mantener las verduras frescas, como recién salidas de la huerta y a la vez educar las personas a almacenar bien los alimentos, evitando el desperdicio de comida debido a sistemas de conservación inadecuados”, explica Fabio Molinas, autor de Oltu, que ya en anteriores ocasiones trabajó en proyectos de diseño para la alimentación.

“El frío de la nevera no es lo mejor para los vegetales por diferentes razones: la cebolla suelta gases y afecta a los demás alimentos, los tomates se vuelven pastosos, los cítricos ácidos y pepino, melocotón y plátanos pierden la mayoría de sus antioxidantes, mientras que fuera de la nevera estos se incrementan del 20%. De ahí la necesidad de buscar la mejor forma de recrear un pequeño ecosistema capaz de satisfacer las necesidades de diferentes grupos de productos”, asegura Molinas. Ser más pequeña y gastar la mitad que una nevera estándar no es la única ventaja de Oltu. Su verdadera innovación reside en el uso que de ella se hace. “Yo siempre digo que mi invento es como un parásito, que aprovecha el calor producido y el calor ambiental para recrear unos ambientes que favorecen la conservación de la fruta y la verdura, que ya no se coloca dentro de la nevera, así que esta se vuelve más pequeña para contener solo productos lácteos, carne, pescado y congelados”, continúa Molinas, que ha construido un prototipo pensado para el consumo de una familia de tres personas durante dos semanas.

Participan en el reto estudiantes de ingeniería de 18 países diferentes

Oltu no es el único proyecto centrado en el bienestar sostenible de este joven diseñador afincado desde hace tres años en Madrid. Entre los que se pueden ver en su pagina web destaca Leather for vegetarian, un producto sustitutivo del cuero, cuya fabricación es muy contaminante, que se fabrica a partir de la reutilización del polvo de corcho procedente de la limadura de los tapones.