Chevi Muraday, la danza imparable

Una nueva y singular idea del bailarín y coreógrafo propone un ejercicio de supervivencia a la vez que no abandona el instinto creativo

Chevy Muraday, a la derecha, y Alberto Velasco durante un momento de la coreografía 'Cenizas o dame una razón para no desintegrarme'.
Chevy Muraday, a la derecha, y Alberto Velasco durante un momento de la coreografía 'Cenizas o dame una razón para no desintegrarme'.maría vidanes

¿Unas fotos de promoción en blanco y negro mientras vivimos forzadamente en un mundo de cuatricromía exagerada, algo más que el tecnicolor de las películas? Quizás es que el montaje Cenizas o dame una razón para no desintegrarme es precisamente así: en crudo y severo blanco y negro, en esa gama estrecha y siempre dramática por sí misma.

La compañía de danza Losdedae, que dirige Muraday y La casa de la Portera (en la calle Abades número 24 en el popular barrio de Embajadores de Madrid) presentan este largo pero a la vez muy ilustrativo título. ¿De dónde sale Cenizas o dame una razón para no desintegrarme? habrá que esperar al martes y reservar en el estrecho aforo. Sus creadores opinan que con esta co-producción “se pretende abrir nuevas fronteras dentro de los espacios convencionales destinados a la danza en Madrid”. En eso sí Muraday sí sabe. Es un luchador. Se le ha visto bailar (y crear danza) en plazas, parques y jardines; últimamente hizo un teatro en un camión y con eso recorre la geografía de la región. No es una idea enteramente original ni nueva, pero sí traída a la actualidad angustiosa de las artes escénicas locales como un aviso redentor, una posibilidad de sobrevivir a ese cisma que suma impuestos (21% de IVA en los teatros), rebajas o cancelaciones injustificadas en las siempre magras subvenciones al sector y sobre todo, en esa lucha denodada por afianzar un público variopinto y casi fiel. Chevi se ha unido a actores en un intento de diversificación. Antes lo hizo a María Etura y ahora a los artistas y dramaturgos de La casa de la portera.

En sus propios presupuestos teóricos Losdedae reafirma que “vuelve a investigar en nuevos espacios para el desarrollo de sus trabajos, como lleva haciendo desde hace mas de ocho años con Los trátame como me merezco, proyecto propio de la compañía que les ha llevado a crear espectáculos en espacios tan inverosímiles como un camión o un antiguo Burdel de los años 50 en el centro de Madrid e incluyendo diferentes disciplinas como es la danza, el teatro, la poesía, las artes plásticas y el vídeo”.

Chevi Muraday, director y cabeza visible rectora de Losdedae, junto a Alberto Velasco, colaborador e interprete de la compañía en montajes anteriores, crean este espectáculo de danza y teatro para la Casa de La Portera, un nuevo espacio singular en Madrid, que según sus promotores, “nace con la necesidad de ofrecer diferentes formas de expresión e investigación para los creadores locales y una experiencia única para los espectadores”. La Casa de la Portera es una iniciativa creada por Alberto Pura Envidia (al parecer, pseudónimo del actor) y José Martret. La coreografía de Chevi Muraday cuenta con textos de Pablo Messiez, Guillem Clua y el propio Alberto Velasco. La música es original de Ricardo Miluy y Mariano Martín.

A su vez, ha surgido la muy compleja idea escenográfica de construir una reproducción exacta de las dos salas donde se desarrolla la pieza para llevarla como decorado a un teatro convencional. Ellos manifiestan: “Llevar La Casa de la Portera a donde la propia casa no puede llegar, extrapolarla de su lugar”. También incorporan una “fila cero”: un número limitado de espectadores que se ubicarán arriba, en el escenario (dentro de la acción, como parte del decorado) para lograr la misma sensación de proximidad que se tiene en La Casa de la Portera original.

Losdedae Compañía de Danza y La casa de la Portera: ‘Cenizas o dame una razón para no desintegrarme’. Coreografía: Chevi Muraday. Sala La casa de la portera. Días 8, 9, 15, 16, 22 y 23 de octubre.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS