Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terapia de grupo con Les Luthiers

El grupo humorístico argentino conversa sobre psicoanálisis y otras crisis con motivo del regreso a España del espectáculo ‘Lutherapia’

Los cinco artistas de Les Luthiers se han reunido en un teatro de la provincia de Buenos Aires para examinar un nuevo instrumento que tal vez presenten dentro de algunos meses ante el público. Están en su lugar de ensayo, en el teatro de La Cova, en el municipio de Martínez, provincia de Buenos Aires.

Entre la treintena de premios que han cosechado a lo largo de 46 años puede mencionarse el Grammy de 2011 a la Excelencia Musical. Pero también podría decirse que son Ciudadanos Ilustres de la Ciudad de Buenos Aires o que el Estado español les concedió hace seis años la medalla de la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica (máxima distinción para extranjeros) y en 2012 la nacionalidad española. “Hubiésemos preferido que nos las dieran cuando la Expo de Sevilla y la Barcelona Olímpica, pero bueno…”. Se podría decir mucho sobre ellos, pero lo que más sobresale cuando se sientan a conversar con un poco de café servido en vasos de plástico, despojados de esmoking y pajarita, es la sencillez, casi timidez, con que se expresan. Quienes los conocen dicen que son especies raras en el mundo del espectáculo, que nunca se les subió el éxito a la cabeza.

Cuentan con 44 instrumentos musicales descacharrantes, con dos artesanos creadores de instrumentos y dos reemplazantes permanentes que viajan con el grupo a todas partes y pueden sustituir a cualquiera de ellos en caso de emergencia. Ahora ultiman los detalles de su próxima gira por España con el espectáculo Lutherapia. Casi siempre volaron hacia Madrid con las entradas agotadas o con más del 75% vendido. Pero ahora la cosa anda floja. En Sevilla –donde actuarán entre el 25 y el 29 de septiembre-- sólo llevan vendidas la mitad de las localidades. Y en Madrid –del 1 al 13 de octubre-, un tercio. Es cierto que en Madrid estuvieron casi un mes el año pasado con el mismo espectáculo. Pero ellos creen que la razón de fondo es la crisis.

Recurrieron al psicoanálisis para resolver conflictos entre ellos

Daniel Rabinovich, notario (léase escribano en Argentina), guitarrista, actor y novelista, aporta una razón más precisa: “En el teatro, con el arte en general, ha habido un manejo de idiotas en España. Pasar el impuesto del IVA del 8 al 21% es ridículo. Además, ahora el fisco recauda menos que antes, porque al triplicar el impuesto va menos de la mitad de la gente a los espectáculos”. Otros miembros prefieren expresarse en términos más moderados, dicen que no usarían la palabra idiota y que, bueno, que son cosas que pasan con las crisis.

En lo que sí coinciden es en que más pronto que tarde España terminará saliendo del hoyo. Marcos Mundstock, el único calvo del grupo, actor y creativo publicitario, comenta: “Nosotros hicimos nuestra primera gira en España en 1974. Y hemos sido testigos de un crecimiento maravilloso. Y después de haber subido diez, ahora bajó dos. Pero con perspectiva de que en un tiempo va a recuperar el diez”.

Lutherapia gira en torno a las sesiones de psicoanálisis. Todos ellos se han sometido durante buena parte de sus vidas a terapias individuales. Aparte de ellas, el grupo contó durante 17 años con una terapia “institucional”, donde el paciente no era ninguno de los integrantes, sino Les Luthiers.

Jorge Maronna, compositor, arreglador y concertista de guitarra, explica que comenzaron las sesiones en 1973, cuando enfermó Gerado Masana, el fundador del grupo. “Masana era el creador de gran parte de los instrumentos y de las piezas musicales, la persona a la que seguíamos todos. Cuando avanzó su enfermedad el grupo empezó a resquebrajarse. Había muchas peleas. Nos pareció saludable ir a ver a Fernando Ulloa, que era el médico que nos atendía. Y fue muy… muy bueno”.

En el teatro y el arte ha habido un manejo de idiotas en España”

Marcos Mundstock, sin embargo, no cree que el resultado de aquello fuese tan maravilloso. “Nos fue útil. En general nos fue muy bien, pero no estupendo; ya saben mis compañeros cuál es mi opinión”.

Se ríen de las terapias pero creen en ellas. Habla Mundstock de nuevo: “Dentro de la fama que tenemos los argentinos como adictos a las terapias, nosotros somos más adictos todavía. Yo creo que te puede ayudar a entender cosas, a mejorar tu vida, aunque tampoco encuentras algo milagroso ni el origen de todos tus males”.

Carlos Núñez Cortés, concertista de piano y el único descendiente de padre español, asegura que el simple diálogo con el psicoanalista la ayuda a entender “la boludez” que puede estar cometiendo en algún acto que le produce angustia o sinsabor. “Me hace ver cosas que de otra manera no vería”. Carlos López Puccio, licenciado en dirección orquestal, apostilla: “En general mejora tu articulación con el exterior, se sufre menos”. Y Rabinovich concluye: “Yo voy por dos razones. Primero, porque es el lugar donde puedo hablar, en mi casa no me dejan. Y segundo, porque ahí no me retan [regañan], ni me dicen qué tengo que hacer”.

Con el paso de los años han aprendido a no pelearse, pero discuten por todo. “Lo hacemos por una coma, un artículo… Discusiones profundísimas y muy sesudas por cualquier tontería”, reconoce Jorge Maronna. Carlos López Puccio aclara que cada detalle está “milimétricamente estudiado”, aunque den la sensación de que improvisan.

Núñez recuerda una parodia del merengue venezolano que escribió Carlos Puccio en cinco por ocho, “un compás endiablado, muy raro”. “Cuando la trajo no nos salía”, explica. “Carlos dijo, ‘si no les sale el compás yo le agrego una corchea y lo cambiamos a seis por ocho’. Y nosotros nos negamos. Y lo hicimos a sabiendas de que el 99,9% del público no tenía la más pálida idea de lo que estábamos haciendo. Trabajamos mucho durante unos cinco meses. Pero aún recuerdo el calorcito que sentí cuando varios músicos venezolanos…

--Dos-- aclara Rabinovich.

--Sí, dos… –sonríe- el calor que sentí cuando se acercaron y nos felicitaron.

Al principio le tenían miedo a Youtube. Pero todos sus números pueden encontrarse gratis en su excelente página oficial de www.lesluthiers.com. “Y resulta que Youtube juega a favor. Ayuda a difundir nuestro trabajo”, afirma Marcos Mundstock. “Ahora nos exponemos a un público mucho más extenso, no sólo al que conoce nuestro lenguaje y nuestros guiños. Y sin embargo seguimos ganando la apuesta”.

Esperan ganar incluso la apuesta de Sevilla y Madrid. A pesar de la crisis y del IVA. “En cuanto salga esta nota agotamos las entradas”, augura Daniel Rabinovich.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >