Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real ultima el fichaje de Joan Matabosch

El teatro madrileño, inmerso en presiones políticas, tiene previsto anunciar hoy al sucesor de Gerard Mortier

Joan Matabosch, responsable del Liceo de Barcelona.
Joan Matabosch, responsable del Liceo de Barcelona.

El Teatro Real tiene previsto nombrar hoy a Joan Matabosch (Barcelona, 1961) como sucesor de Gerard Mortier al frente de la dirección artística del Teatro Real. Como adelantó EL PAÍS hace una semana, el actual responsable del Liceo de Barcelona era el candidato favorito del Presidente del Patronato, Gregorio Marañón, y del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle. Pero las presiones del ministro de Cultura, José Ignacio Wert, para imponer a Pedro Halffter como director musical en el mismo proyecto han estado a punto de dinamitar un proceso cargado de polémica y que hasta el último minuto no se podrá dar por zanjado.

Matabosch recibirá el encargo de relevar a Gerard Mortier cuando termine su contrato en 2016. Pero el gestor belga, que reclamaba un proceso abierto para elegir a su sucesor, quizá no quiera permanecer en Madrid hasta entonces. Además, hasta finales de noviembre deberá seguir un tratamiento en una clínica de Alemania a causa del cáncer que padece. Ambas circunstancias abren una incógnita en el Teatro Real para los próximos meses.

El nombramiento de Matabosch tenía que haberse producido en la comisión ejecutiva que el Real iba a celebrar el pasado lunes. Todo estaba atado. Pero, de nuevo, las presiones del Ministerio de Cultura paralizaron el proceso. El ministro José Ignacio Wert, como explicó ayer EL PAÍS, pidió que debía escucharse la propuesta de Pedro Halffter para asumir la dirección musical titular del teatro. Un cargo que no tendría sentido hasta 2016 ya que el Real carece actualmente de esa figura y los montajes que hasta entonces tiene programados Mortier se ejecutan con directores musicales invitados. La maniobra provocó el plantón de Matabosch. El responsable del Liceo aceptaría el nombramiento si no se elige a ningún director titular musical y la plaza queda libre para abrir un proceso a partir de 2014. Si se le impusiera, no lo aceptaría. Para Matabosch no son aceptables las injerencias políticas en las decisiones artísticas.

Ayer, día en que debía resolverse el entuerto, las conversaciones continuaron hasta última hora. Hubo momentos en los que Matabosch, que se encontraba en un concurso de canto en Roma, estuvo más cerca del no que de aceptar el encargo. Finalmente, el presidente del Patronato, Gregorio Marañón, sacó adelante una negociación que, seguro, se retomará más adelante. De momento, el debate sobre la dirección musical queda aparcado hasta mediados de 2014.

Pedro Halffter, hijo del compositor Cristóbal Halffter, actual director artístico de la Maestranza, de la Sinfónica de Sevilla y de la Filarmónica de Gran Canaria, ya optó a la plaza que dejó libre Josep Pons en la Orquesta Nacional de España hace unos meses. Tras un larguísimo proceso, el talentoso y joven director alemán David Afkham se hizo con el puesto. El propio Halffter indicó ayer en un comunicado que el INAEM le invitó después a preparar un proyecto artístico para el relevo de Gerard Mortier en el teatro madrileño. Dicha institución lo desmintió ayer a la agencia Efe. En cualquier caso, la idea tampoco cuajó, explican fuentes del Real. El hombre iba a ser Matabosch, que contaba con el apoyo del presidente del Patronato y del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle.

El Teatro Real celebrará hoy la comisión ejecutiva pospuesta y volverá a proponer el nombramiento de Matabosch. Si no hay nuevos contratiempos —y ya nada es descartable— la elección del actual director del Liceo como sucesor de Mortier se anunciará posteriormente en rueda de prensa. No está claro todavía cuando se incorporará al puesto, ya que Mortier tiene contrato hasta 2016. Una posibilidad, si el belga no puede o quiere seguir, es que Matabosch se haga cargo de la gestión de la temporada que arranca y compagine esa labor con la de responsable de Liceo, que todavía no tiene decidido quién le relevará.

Mortier esperaba que el nombramiento de su sucesor se efectuase alrededor del mes de diciembre. Entiende que su enfermedad pueda abrir interrogantes y haya que plantearse ciertas posibles soluciones, pero está muy molesto con la precipitación con la que se han tomado todas estas decisiones estando todavía convaleciente de una grave operación. Además, conviene recordar que tiene tres años más de contrato. Y para este tiempo ha diseñado y firmado prácticamente toda la programación. Algunos de sus colaboradores habituales (directores de escena, directores musicales o cantantes) ya han dicho que no vendrán si la persona que reemplace al belga no es de su agrado. Y eso podría generar algunos contratiempos. Habrá que esperar. Pero los primeros años de Matabosch se basarán, y él lo tiene asumido, en la gestión de su legado y la preparación del futuro.

Más información