Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temporada Alta presenta su mejor festival

Thomas Ostermeier, Josef Nadj, el Piccolo Teatro di Milano, Guy Cassiers, Philippe Genty y los Propeller de Edward Hall en la programación internacional del festival de otoño de Girona

Apertura del festival de teatro Temporada Alta de 2012.
Apertura del festival de teatro Temporada Alta de 2012.

Está aún por ver, pero Salvador Sunyer, el director del Temporada Alta de Girona, lo tiene muy claro. A pesar de los malos tiempos para la cultura, en general, y las artes escénicas, en concreto, que estamos viviendo, la programación de la 22ª edición del festival, que se desarrollará del 3 de octubre al 8 de diciembre, es, para él, la mejor de todas, según ha admitido durante la presentación a los medios de la misma. “Este va a ser un festival de futuro, con la mejor programación internacional, con algunos de los artistas españoles más reconocidos, con una clara apuesta por la autoría catalana, los artistas jóvenes y la nueva creación, y con lo último de los mejores creadores del país. Incluso los espectáculos familiares destacan especialmente este año.”

Lo cierto es que en la programación figuran más de veinte grandes nombres de la escena internacional, a cual más atractivo: el Piccolo Teatro di Milano con un Eduardo de Filippo; Christiane Jatahy con una Señorita Julia brasileña; Josef Nadj con su mítico Woyzeck; el Sueño de una noche de verano de los Propeller; Oskaras Korsunovas con Los bajos fondos de Gorki; Guy Cassiers con Orlando de Virginia Woolf; Philippe Genty, Maurice Durozier, Thomas Ostermeier, Sidi Larbi Cherkaoui, Fabrice Murgia, Romina Paula y Maria Friedman, entre otros, así como lo último de Els Joglars (El coloquio de los perros y que supone su retorno a Cataluña), Eva Yerbabuena, Rodrigo García o Mal Pelo; piezas escritas y dirigidas por Joan Ollé, Àlex Rigola, Jordi Casanovas, Cristina Clemente, Roger Bernat y propuestas de jóvenes creadores como Marcos Morau de La Veronal, Josep Maria Miró, Iván Morales o Jordi Garí. Figuran también algunas repescas (Barcelona de Pere Riera, Adreça desconeguda con Lluís Homar i Eduard Fernández, Ivan i els gossos con Pol López, Acorar de Toni Gomila, La banqueta dirigida por Paco Mir), conciertos de los Manel, Gossos, CaboSanRoque, Paco Ibáñez y Melendi, y cuatro montajes circenses.

En total son 88 espectáculos (27 estrenos absolutos, 18 coproducciones y 42 montajes de autoría catalana) procedentes de 16 países distintos, lo que supone 10 más que el año pasado, aunque el número total de funciones será algo inferior. “El presupuesto [dos millones de euros] viene a ser el mismo que el que teníamos en 2012 gracias al aumento del patrocinio privado [575.000 €]”, ha explicado Sunyer. El consejero de Cultura Ferran Mascarell ha enfatizado la importancia de Temporada Alta: “Es el festival de referencia de Cataluña; ningún otro cuenta con la aportación de la Generalitat que tiene este”, refiriéndose a los 700.000 € del gobierno catalán.

El Teatre Municipal acogerá el espectáculo inaugural el próximo 3 de octubre en función única. Degustació, con el subtítulo De l’edat de pedra al Celler de can Roca, dirigido por Joan Ollé e interpretado, entre otros, por Montserrat Carulla, Eduard Farelo, Àlex Casanovas y Lluís Marco, quiere ser un recuerdo a los orígenes del festival, ese montaje de El Talleret de Salt que iba de gastronomía y que abrió la primera edición, y un homenaje a uno de sus artífices, Quim Masó.

El cartel, obra del fotógrafo Josep Maria Oliveras, es de lo más conceptual. Dos cintas métricas costureras, un soporte de madera y dos no-se-qué con forma de oreja dan pie a varias interpretaciones, desde el retrato frontal de un perro a dos niñas dándole a la comba en espera de una tercera. Según el propio autor, la imagen es la de un personaje que es actor y espectador a la vez.