Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En busca de un Oscar más joven y diverso

La Academia de Hollywood se renueva en un esfuerzo sin precedentes para acabar con la imagen monolítica del miembro medio: un hombre blanco por encima de los 60 años

Un hombre camina junto a varias estatuas de los 'oscars' en la entrada del Dolby Theatre.
Un hombre camina junto a varias estatuas de los 'oscars' en la entrada del Dolby Theatre. Reuters

Diversidad. Esa es la idea escrita a fuego con la que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha seleccionado este año a sus 276 miembros. Hombres y mujeres dispuestos a votar a los próximos candidatos al Oscar. Sobre todo mujeres. Porque por primera vez en su historia la Academia ha abierto sus puertas a la diversidad, sexual, étnica y cultural. Y, además, ha rejuvenecido sus filas. Un esfuerzo sin precedentes que quiere acabar con el retrato monolítico del académico medio: hombre, blanco y por encima de los 60; que domina esta organización desde su creación hace 85 años.

Las actrices Jennifer López y Lucy Liu, los directores Steve McQueen y Pablo Larrain, el actor Danny Trejo o la guionista Lena Dunham son algunos ejemplos de esta diversidad en edad, sexo, raza o nacionalidad. También se suman a la lista el español Paco Delgado, candidato al Oscar en esta última edición por su trabajo en el diseño de vestuario de Los Miserables, o el catalán Eduard Grau, director de fotografía de Buried. Además del compositor japonés Joe Hisaishi, autor de gran parte de las bandas sonoras del cine animado de Hayao Miyazaki, o la actriz francesa Emmanuelle Riva, a sus 86 años la más veterana de las invitadas a formar parte de la Academia y candidata en esta última edición de los Oscar por Amour.

El proceso de selección impuesto hasta el momento, aumentó las filas de la Academia en unos 30 nuevos miembros -como mucho-, perpetuando el perfil viejuno que desde hace años proyecta esta organización. Según un estudio que el diario Los Angeles Times publicó el pasado año, el 94% de los académicos son blancos y el 77%, hombres. Los negros no son más del 2%, y los hispanos no llegan ni a esa escasa cifra. Además, la edad media de los académicos está en los 62 años Tan sólo un 14% de los miembros están por debajo de los 50.

Igual que ocurre en la Academia española de cine, en Hollywood la pertenencia a ese selecto grupo es solo por invitación. Una vez al año, aquellos que han sido nominados reciben la propuesta, sin que esto conlleve el ingreso inmediato. Gustavo Santaolalla tuvo que ganar dos veces el Oscar a la mejor banda sonora para ser finalmente aceptado Y Fernando Trueba todavía no es miembro a pesar del Oscar por Belle Epoque, la nominación de Chico y Rita y la carta de recomendación de Billy Wilder.

El que desea ser invitado necesita dos patrocinadores dentro de la Academia que le avalen, contar en su filmografía con dos o tres créditos en una posición creativa de importancia o ser considerada una persona de excepcional valía. Aún así, y desde 2004 hasta ahora, eran muchos más los candidatos considerados a ser miembros que los que conseguían entrar, dada la cerrazón que dominaba en la organización a la hora de aumentar sus filas. Con 5.800 miembros con derecho a voto, la Academia se limitaba a reemplazar las vacantes de miembros fallecidos o de aquellos que habían renunciado a una membresía que anualmente cuesta cerca de 200 euros (precio que no incluye las codiciadas entradas para asistir a la ceremonia de entrega de los Oscar).

Los 276 nuevos miembros suponen un récord de nuevas admisiones en la Academia. En esta ocasión, a instancias del presidente, Hawk Koch, también han premiado la diversidad. Una directriz no escrita pero confirmada por los miembros de la Academia que, como el director español Raúl García, toman parte en este proceso de selección, miembro del comité ejecutivo de la rama de animación. “Sí es cierto que existe un deseo de abrir las puertas de la Academia pero uno no entra por ser negro, hispano o chino. La variedad étnica tiene que venir refrendada por los méritos artísticos de cada uno”, confirma este académico desde 1993 y parte de la docena larga de españoles que tienen derecho a voto cuando llega la hora del Oscar. Como recuerda el codirector de El lince perdido, el deseo de renovación no es nuevo aunque quizá más marcado. Un deseo de innovación que le permitió hace dos años avalar y conseguir la entrada de otro español y candidato al Oscar, Javier Recio, que con 30 años recién cumplidos está entre los más jóvenes de la organización.

Este año hay más de su quinta. Dunham, 27 años; Joseph Gordon Levitt, 32, y Jack Huston, 30. Un cambio de edad que también cambia los comportamientos, como demuestran los mensajes que puso en Twitter la protagonista y creadora de la serie Girls cuando conoció la noticia: “Escalofriante. Esto compensa los malos ratos del colegio”.

Jason Bateman, Rosario Dawson, Patricio Guzmán, Michael Peña, Catherine Hardwicke, Paula Patton, Alma Martínez, Chris Tucker, Sandra Oh, Miriam Colon, John Lee Hancock o Sarah Poley son otros muchos integrantes de esta lista de invitados donde, por regla general, todos pasan a ser miembros de pleno derecho. Aunque existen notables excepciones como la del director y guionista Woody Allen, el actor Viggo Mortensen o el maestro de la animación japonesa, Hayao Miyazaki, que ha rechazado la invitación no una, sino dos veces.

Dentro de la Academia todavía resuenan las protestas que acusaron a la organización de racista por dejar a la actriz hispana Lupe Ontiveros fuera del homenaje anual en el que se recuerda a los fallecidos durante el último año durante la gala de los Oscar. La intérprete de Real women have curves, Selena o The Goonies intentó formar parte de la Academia sin ningún éxito a pesar de contar con el aval de otros dos prestigiosos hispanos dentro de la organización, Edward James Olmos y Miguel Sandoval.

De ahí las dudas de que los nuevos cambios dentro de la Academia se vayan a dejar sentir de manera rotunda en la próxima entrega de estatuillas. El número de nuevos miembros es un 57% superior al de otras ediciones. Pero el porcentaje de mujeres invitadas a formar parte de esta organización es escasamente superior al de otros años. En 2012, un 31% de los nuevos miembros fueron mujeres. Este año, un 32%.