Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco años contando la crisis

'Comando Actualidad' conquista a dos millones de espectadores en un lustro monotemático

Los reportajes se vuelcan en los problemas ciudadanos

Reporteros del programa 'Comando actualidad' de TVE.
Reporteros del programa 'Comando actualidad' de TVE.

Los últimos cinco años han dado para contar una tremenda cantidad de noticias. Pero con unos titulares escritos a base de crisis, paro, recortes, rescates o desahucios, la actualidad se ha convertido casi en un monográfico de la desesperanza y la desolación. Nacido solo unos meses antes de aquella quiebra de Lehman Brothers que hoy se marca en la historia como el inicio del cataclismo, el 11 de marzo de 2008, poco se imaginaban los responsables de Comando actualidad, el programa de La 1 dedicado a los reportajes en profundidad, que celebrarían así su primer lustro de vida, entre manifestaciones, corrupciones y un descontento generalizado. “Hemos hecho muchos programas relacionados con la crisis, y si ahora los volvieras a ver en orden cronológico, serían un buen reflejo de cómo ha cambiado la situación en este tiempo”, asegura Juan Carlos Cuevas, uno de los reporteros. “Hay algunos en los que gente entrevistada decía frases que sonaban a proclamas, y que luego han acabado cumpliéndose”.

Aunque la crisis haya sido la estrella mediática, Comando actualidad no ha querido dejar de lado otros temas de interés ciudadano, desde los avances médicos a las profesiones de riesgo o, más recientemente, las vicisitudes de personas anónimas con cualidades extraordinarias, en los más de 200 episodios emitidos. “Al principio eran más descriptivos, y ahora están cada vez más ligados a la actualidad”, rememora Raúl García, uno de los directores. “El balance más positivo no podría ser, con un programa semanal ininterrumpido y una cuota de público estable. Si nos hubieran dicho esto al empezar, no lo hubiéramos creído”.

Los algo más de dos millones de espectadores de media (10% de cuota de pantalla) que se sientan los miércoles (22.15) frente al televisor y sintonizan La 1, posiblemente hayan percibido cierto aire de familia entre este y otros espacios, como Repor (La 1), que empezó unos meses antes que ellos, o Callejeros (en Cuatro), que arrancó en 2005. En todos los casos, se trata de echarse a la calle para abordar una problemática concreta con la ayuda de diversas voces y desde varios puntos de vista.

Los conductores tienen un papel muy visible en la narración

Pero Cuevas defiende la singularidad de su programa. “Con Repor hay diferencias como que ellos utilizan la voz en off, aunque me encantan los temas que tratan y la vuelta que les dan: somos parecidos y a la vez complementarios”, explica. “Con Callejeros, aunque hay similitudes, también hay muchas diferencias a la hora de buscar y enfocar los temas, aunque todo esto dicho desde la admiración”.

Otros formatos, como Equipo de investigación, Salvados (ambos en La Sexta) o Diario de... (Cuatro), también podrían asemejarse en cuanto al trasfondo, indagar en cuestiones de actualidad a partir de perspectivas múltiples. Pero mientras que en estos espacios el hilo de la narración lo tejen sus conductores —Gloria Serra, Jordi Évole, y Mercedes Milá respectivamente—, en Comando actualidad se reparten las responsabilidades una decena de periodistas.

“Cada programa tiene unas seis secuencias, y los reporteros tienen un peso muy visible, mucha presencia”, señala García, el director. Esa responsabilidad, añade Cuevas, no se limita a lo que se ve en la pantalla, sino que abarca casi todo el espectro de producción, que se prolonga unas tres semanas. “La primera se dedica a la selección de temas y la búsqueda de enfoques y a preparar el preguion, la segunda es la de grabación y la tercera la de visionado y montaje”, detalla.

Forjarse en reportero de Comando actualidad, que lo mismo puede empezar el día en un frigorífico industrial repleto de carne con trazas de caballo que acabar otro en una nave donde se celebra un culto religioso, requiere, señala el director, “una personalidad potente para mantener la historia, ya que cada uno de ellos aparece unos 10 minutos en pantalla, y eso en televisión es mucho tiempo”. Llenar de contenido una hora, añade, es uno de los mayores retos a los que se enfrentan en su día a día: “Hay que atrapar al espectador y abrir suficientes flancos”. El desafío económico, que también ha tocado a RTVE, aún no ha hecho mella en ellos. “Seguimos saliendo adelante con esfuerzo”, apunta García. “Tenemos muchísimas ganas de seguir contando cosas nuevas”, concluye Cuevas, “y lo que más, de contar el final de la crisis”.