_
_
_
_
_

Los hombres y mujeres de Spielberg

La actriz Nicole Kidman, el director Ang Lee, el actor Christopher Waltz, la directora Naomi Kawase, la actriz Vidya Balan, la realizadora Lynne Ramsay, el cineasta Daniel Auteuil, el director rumano Cristian Mungiu completan el elenco

Steven Spielberg, Nicole Kidman y Daniel Auteuil, presidente y miembros del jurado de Cannes.
Steven Spielberg, Nicole Kidman y Daniel Auteuil, presidente y miembros del jurado de Cannes. ERIC GAILLARD (REUTERS)

La alineación suena a grande: el jurado de esta 66ª edición de Cannes lo preside Steven Spielberg, y le acompañan la cineasta japonesa Naomi Kawase (Cámara de Oro en este certamen), el director taiwanés Ang Lee, los actores Nicole Kidman, Daniel Auteuil, Vidya Balan y Christopher Waltz, el cineasta rumano Cristian Mungiu (Palma de Oro) y la directora escocesa Lynne Ramsay. Este mediodía los nueve se han presentado ante la prensa con el director de La lista de Schindler como estrella, y trajeado en tonos claros para la ocasión (llueve y sale el sol al mismo tiempo en La Croisette). Spielberg y Lee han negado que ambos hubieran rechazado ser miembros de este jurado miles de veces. “Solo algunas. Es que estaba trabajando las veces que me llegó la propuesta”, han asegurado a dúo. Para Kidman es un honor estar aquí, “y espero que premiemos el empuje del nuevo cine”, algo parecido a lo contado por Auteuil, que quiere “ser sorprendido tras ver una película sin prejuicios o noticias previas”, y seguir con la tradición de jurados en pos de una gran Palma de Oro. Ramsay recordó que ella ya vino a Cannes como estudiante de cine, “así que he estado en esta ciudad de todas las formas posibles relacionadas con el cine”, todo lo contrario que la actriz india Vidya Balan: “Es mi primera visita a la ciudad”.

La japonesa Naomi Kawase esperaba que su veredicto “enviara un mensaje contundente ante los desastres que vivimos en el mundo”, y en japonés confesó unas palabras de Spielberg: “Steven nos ha dicho que no tenemos en común nuestro trabajo, que tenemos en común nuestra pasión por el cine. Eso es fundamental”. Mungiu, siempre lúcido, ha recordado lo complicado de un juicio: “¿Quién dice qué es bueno o no? A veces toca hacer eso, como en esta ocasión como jurado. Los premios sirven como promoción, pero también para resaltar distintas sendas innovadoras”. Y Waltz comparó su labor con el psicoanálisis: “Es un diálogo entre el cliente y el médico”, y las dos partes deben de aportar. Por cierto, Waltz ha recordado emocionado –muy emocionado- que en Cannes empezó el lanzamiento de su carrera, porque aquí se estrenó mundialmente Malditos bastardos.

Spielberg, que nunca ha competido en Cannes, ha resaltado “la maravillosa reunión artística que supone el encuentro anual de este certamen”, y el mismo pensamiento le ha servido para definir a sus compañeros: “Lo mejor es que somos multiculturales y a la vez hablamos el mismo idioma, el cine. Es otro gran encuentro artístico”. A Kidman le dio la risa cuando le preguntaron si su marido, el cantante Keith Urban, le había dado algún consejo tras ser él jurado hace dos meses en American idol: “No, no me ha dicho nada. Yo en realidad estoy aquí porque conozco a Steven desde hace años, y nunca hemos estado mucho tiempo juntos. Ahora disfrutaré de dos semanas a su lado”.

Pinchando a Ang Lee porque en los últimos oscars él se llevó el premio de Hollywood a mejor dirección por La vida de Pi en detrimento de Spielberg por Lincoln, habló del prestigio que rodea a Cannes para los cineastas, de la importancia que tiene el certamen y el mercado como impulsor de las películas, “algo fundamental para la vida humana”, y que aquí, repitiendo lo dicho por sus compañeros, se juntan creadores de todo tipo, cultura, lenguas y experiencias “en pos del cine”. Y entre risas remató: “Steven y yo somos amigos. No espero ningún rencor de su parte, porque además es uno de mis héroes”. Spielberg estuvo rápido: “Es que no somos rivales, somos colegas. Y a diferencia de los Oscar, aquí no hay campaña de promoción, lo que es refrescante para mí. Espero que no nos convirtamos en una versión de Doce hombres sin piedad, pero no nos lancemos [risas]: habrá que esperar hasta el último día”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Gregorio Belinchón
Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_