Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
crítica de 'nana'

Caperucita silvestre

El filme habla de aprendizaje y supervivencia: la directora opta por el lenguaje sintético de los planos fijos

Caperucita silvestre

En una de las largas secuencias que componen Nana, ópera prima de la fotógrafa Valérie Massadian, la protagonista, encarnada por la niña de cuatro años Kelyna Lecompte, se viste sola con inesperada destreza. No es lo que un espectador medio podría considerar el colmo en cuestiones de sentido del espectáculo, pero es un momento fascinante: la secuencia tiene que ver con el tema que recorre esta suerte de cuento infantil de trazo hiperrealista con oscuridad en su centro. Nana habla de aprendizaje y supervivencia: la directora opta por el lenguaje sintético de los planos fijos —los movimientos de cámara son pocos y nada exhibicionistas— y logra una asombrosa fusión entre su mirada y la relación con el entorno de su precoz actriz natural.

NANA

Dirección: Valérie Massadian.

Intérpretes: Kelyna Lecompte, Marie Delmas, Alain Sabras.

Género: drama. Francia, 2011.

Duración: 68 minutos.

El mundo adulto aporta a Nana sus zonas de turbulencia a fondo de plano e incluso giros dramáticos, que el relato no enfatiza porque la historia de esta niña salvaje destinada a sobrevivir se ajusta con rigor a su planteamiento.