Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raphael redescubre a Raphael

El cantante reinterpreta en 'Mi gran noche' algunas de sus canciones menos conocidas

Te adelantamos siete temas de su nuevo disco

El cantante Raphael, en el estudio durante la grabación de 'Mi gran noche'.
El cantante Raphael, en el estudio durante la grabación de 'Mi gran noche'.

Todo comenzó con una imagen promocional de un concierto de 1968. En ella un joven Rafael Martos (Linares, 1943), completamente de negro, miraba desafiante a la cámara, pero con cierto aire cándido a la vez. “Ya no se hacen fotos como esta”, dijo Raphael hace pocos meses en su oficina de management. ¿Cómo que no? El cantante repitió la instantánea con idéntica pose, solo que unas décadas más tarde. “Ante mi sorpresa, la cámara sigue llevándose bien conmigo y salió una foto bárbara”, rememora hoy el artista. El resultado satisfizo a todos. Y lo mismo que hicieron con esa fotografía hicieron con algunas de sus canciones antiguas, que en su nuevo disco Mi gran noche suenan poderosas y reinventadas con arreglos actuales. El álbum se publica el día 9 de abril y estará solo disponible en formato digital y en sus conciertos.

No son los grandes clásicos de Raphael que varias generaciones de seguidores reconocen al instante, esas que él denomina sus “joyas de la corona”. “Son canciones que quiero que sean protagonistas, porque se han pasado la vida a la sombra de los éxitos”, afirma Raphael. “Quiero que brillen con su luz propia porque se lo merecen, son todas impresionantes”, dice orgulloso sobre los 14 temas que ahora cuentan con una nueva oportunidad, como Si ha de ser así –el primer sencillo, que ya está a la venta–, Estuve enamorado, Hoy mejor que mañana o la propia Mi gran noche, inamovible en sus conciertos.

En todo caso, son temas que rara vez han sonado en sus recitales y que el cantante ha seleccionado de su etapa más yeyé, a finales de los años sesenta. Gracias a los nuevos arreglos, en los que cobra especial relevancia la sección de vientos, suenan más actuales y enérgicos que nunca. “Bueno, yo siempre he sido muy actual y muy enérgico, de eso no se puede dudar. Toda mi vida he sido una persona que ha ido siempre por delante”, responde Raphael, que al igual que los temas de los que habla parece estar gozando de una segunda juventud.

Lo demuestran sus extensas giras y sus extenuantes espectáculos, que rozan las tres horas de duración. “Ha ocurrido un milagro. Se me ha brindado la oportunidad de vivir una vida increíble y de hace 10 años a esta parte he hecho las mejores giras, he estado mejor que nunca y no me ha dolido nada”. Raphael se refiere a la enfermedad hepática que estuvo a punto de costarle la vida hace ahora una década.

Este firme regreso se hará patente, una vez más, en un tour que comenzará el 13 de abril en México, que pasará por Estados Unidos y Canadá y que le traerá de vuelta a España en septiembre, con seis noches consecutivas en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Será una gira titulada como el disco, Mi gran noche, en la que las canciones más escondidas del Raphael más clásico ganarán un protagonismo negado por décadas de éxitos de otras composiciones. “Pero sin olvidar otras cosas”, precisa Raphael. “No debo, ni quiero, olvidar las canciones de toda la vida, esas joyas de la corona que el público quiere que haga y que nunca han tenido mayoría de edad, han sido eternamente jóvenes”.

¿Tanto ha cambiado el Raphael de los sesenta, el que tomó contacto por primera vez con el mundo de la música con las canciones que aparecen en Mi gran noche? “Antes era un novatillo y ahora sé de qué trata un escenario. Soy el mismo, pero más hecho, más curtido por las cosas. Y más tranquilo”. Aunque cuando se trata del escenario, sigue ejerciendo como un ciclón. Sobre las tablas, dice, todo se reduce a una cuestión de arrebato. “Jamás he podido hacer cosas que no me hayan gustado, no sé venderlas ni hacerlas en el escenario, me aburren. Me tiene que gustar mucho lo que estoy haciendo”. Y, según reconoce, disfruta mucho de su oficio, noche tras noche. Así lo hará hasta el momento de su retiro definitivo. “El día que no disfrute, me iré de vacaciones, unas vacaciones muy largas”.

Más información