Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ola de ska llega a Madrid

Reel big fish presenta hoy en Madrid y mañana Barcelona 'Candy coated fury', su último disco

De izquierda a derecha, Reel big fish son Derek Gibbs, Ryland Steen, Aaron Barrett, Matt Appleton, John Christianson y (abajo) Dan Regan. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Reel big fish son Derek Gibbs, Ryland Steen, Aaron Barrett, Matt Appleton, John Christianson y (abajo) Dan Regan. Foto promocional

Música alegre, divertida y para bailar. Con tres simples conceptos se puede definir lo que Reel big fish hace en discos y sobre el escenario. La banda californiana de ska aterriza hoy en Madrid para repartir melodías y ritmo a diestro y siniestro en la RockStar Music Hall de Madrid. Junto a los también estadounidenses Suburban Legends, el grupo tocará por primera vez en España su séptimo  disco de estudio Candy coated fury (Rock Ridge Music) y mañana lo hará en La 2 de Apolo de Barcelona.

"El título resume nuestra música. Siempre hemos hecho música feliz y tonta con letras sarcásticas y con rabia. Creíamos que sería divertido hacer una mezcla de los dos, tenemos un sentido del humor raro", revela el cantante y guitarrista de 39 años Aaron Barrett. Con esta filosofía la banda de la denominada tercera ola del ska continúa en la línea de la diversión lejos de las letras reivindicativas del ska y reggae original, como el de Jimmy Cliff. "Les tenemos respeto pero nosotros hablamos de experiencias personales divertidas. Creo que mucha gente puede identificarse con las letras sobre fracasos en relaciones de pareja".

El grupo, influenciado por otras formaciones del 2-tone inglés como los cómicos The Madness, experimentó su mejor momento en los noventa junto a otras bandas de ska-punk como No Doubt, Less Than Jake o Goldfinger. "Siempre nos hemos centrado en el lado divertido de la música, en cómo puede ser una manera divertida de escapar de los problemas de este mundo". De gira por Europa y América hasta agosto, Reel big fish considera que el ska goza de un buen estado de salud. "La escena es muy fuerte en todo el planeta. Es muy emocionante ver a bandas de ska y la escena en cada ciudad a la que viajamos". Sin embargo, los años de oro han quedado atrás con bandas a principio de los 2000 y especialmente en los noventa. De aquella época resisten bandas como la Tokyo Ska Paradise o los holandeses Mr. Review, dos formaciones con un poderoso despliegue sobre el escenario.

De vuelta por tierras más cercanas, el ska punk ha tenido también una representación en España a través de bandas como los valencianos Skaparapid, los navarros Skalariak o los madrileños Ska-p, quienes estrenaron disco recientemente. Incluso, recientemente, una nueva banda ha irrumpido en la escena de Madrid. Se trata de Sally Brown, una formación joven de ritmos y trompetas veloces.

Sin embargo, junto a esta rama, existen grupos que aún buscan conservar el sonido del ska y reggae originales. "Cada vez hay más y mejores grupos, comparado con lo que había en los noventa. Los grupos y el público se han ido educando y ampliando gustos. Pero lo que hay es más tipo jamaicano, no ska punk", sostiene Toni Face, del sello discográfico Liquidator Music. Entre los grupos  alineados con este sonido están los jóvenes de Mataró The Cabrians o los madrileños Tasty grooves.

Y toda esta escena está acompañada año tras año por festivales como el Txapel reggae de Armintza (Gipuzkoa), el Rude Cat en Girona -quienes no ofrecerán una edición este año- y el festival por excelencia del reggae europeo: el Rototom sunsplash que dejó 12 millones de euros en Benicàssim el año pasado gracias a la visita de cerca de los 175.000 asistentes en sus siete jornadas.