Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘momento Michelle Obama’

“Cuando la vi aparecer supe que ‘Argo’ ganaría”, dijo Clooney

Michelle Obama anuncia el ganador a mejor película: 'Argo'.
Michelle Obama anuncia el ganador a mejor película: 'Argo'. Afp

… Y el Oscar sorpresa de la noche fue para Michelle Obama, luciendo torneados brazos de gimnasio y flequillo resultante de una crisis de la mediana edad. Nadie podía esperar que cuando Jack Nicholson habló de una conexión en directo con la Casa Blanca para anunciar el premio a la mejor película iba a aparecer la Primera Dama, en lugar de algún guiño a lo políticas que habían sido este año la mayoría de las cintas de Hollywood y su estrecha relación con el poder de Washington, un love affair que durá ya décadas.

Como ya hizo FDR (Franklin D. Rooselvelt) en 1941 con una alocución de radio de seis minutos desde la Casa Blanca o como no pudo hacer Ronald Reagan en 1981 debido al atentado que sufrió —a pesar de que la aparición ya estaba grabada, pero la ceremonia fue el día 31 de marzo y al presidente-actor le intentaron matar a tiros el día anterior—, Michelle Obama —sin ser presidente— tuvo su momento de gloria en la noche del domingo.

George Clooney confesó entre bambalinas que supo que Argo, la película que él y Affleck habían producido, había ganado cuando vio a la señora Obama en la pantalla. Otros apuntan a que todo se preparó porque se esperaba que la cinta vencedora fuera Lincoln.

Esos 15 segundos le pueden costar caro a la larga a Michelle Obama, y a la Casa Blanca. Tras la operación, tan secretista como cuando el presidente viajaba por sorpresa a Afganistán —aunque los motivos eran muy distintos, se trataba de seguridad y en el caso de Michelle, puro impacto mediático—, ha estado Harvey Weinstein, el magnate cinematográfico que prestó su casa californiana el pasado año para la fiesta de recaudación de fondos para la campaña de Obama que organizó George Clooney. Weinstein puso la casa, un jugoso cheque y todos sus contactos con sus abultadas cuentas bancarias para garantizar la reelección del primer presidente negro de EEUU. Dicen que los Obama solo acaban de empezar a pagar favores.

Más información