Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuarteto británico Alt-J gana el Mercury al mejor disco del año

La joven formación consigue el galardón con su álbum de debut 'An awesome wave'

Se impusieron a otro de los favoritos, el cantautor Richard Hawley

Joe Newman, Thom Green, Gus Unger-Hamilton y Gwil Sainsbury, miembros de Alt-J.
Joe Newman, Thom Green, Gus Unger-Hamilton y Gwil Sainsbury, miembros de Alt-J. Reuters

La joven formación británica Alt-J ganó anoche sin sorpresas el prestigioso premio Mercury al mejor álbum británico del año por su debut An awesome wave, considerado por la crítica un trabajo "difícil de catalogar". En una ceremonia celebrada en la mítica sala de conciertos Roundhouse de Londres, el cuarteto Alt-J, que partía como uno de los favoritos, se hizo con el premio dotado con 20.000 libras (unos 25.000 euros) y que siempre supone un importante impulso en las ventas.

El álbum debut premiado, ignorado por la prensa especializada nada más salir al mercado, fue tomando forma durante cinco años después de que los componentes de la banda indie pop se conocieran en 2007 en la universidad de Leeds (norte de Inglaterra). An awesome wave mezcla estilos musicales como folk, pop, hip-hop, indie rock y sonidos electrónicos con letras íntimas y personales.

Alt-J se impuso a otro de los favoritos, el cantautor Richard Hawley por el elogiado álbum Standing on the sky's edge, inspirado en la muerte de su amigo Tim McCall, exguitarrista de Jarvis Cocker. También estaba entre los favoritos se encontraba el rapero Plan B con III Manors, un trabajo considerado por la crítica como "una obra de arte". Otros nombres que figuraban este año entre la lista de candidatos son el londinense Sam Lee, con su disco Ground of its own, la también londinense Liane La Havas, con Is your love big enough?, y el cuarteto Django Django, que optaba al premio con su trabajo de título homónimo Django Django.

El grupo indie The Maccabees aspiraba al Mercury con su tercer disco Given to the wild, Ben Howard competía con Every kingdom, un álbum que destila influencias de Bob Dylan y José González, y la solista Jessie Ware competía con Devotion.

El pasado año la inglesa PJ Harvey hizo historia al convertirse en la primera artista en ganar dos veces el Mercury con Let England shake, un álbum inspirado en conflictos bélicos desde la I Guerra Mundial. Otros artistas que han logrado el Mercury en ediciones pasadas fueron The XX (2010), Speech Debelle (2009), Elbow (2008), The Klaxons (2007), The Artic Monkeys (2006) o Antony and the Johnsons (2005).