Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado del arte en España, ese enfermo terminal

El sector se contrae un 33% en los últimos cinco años, según la Fundación Arte y Mecenazgo

Subasta en la casa Christie's de la obra de Picasso, 'El sueño'. Ampliar foto
Subasta en la casa Christie's de la obra de Picasso, 'El sueño'. AFP

Con el IVA desbocado, la marea de los recortes públicos barriendo las compras institucionales, un tejido de coleccionistas que nunca acabó de cuajar... por decirlo de un modo suave, el mercado del arte en España, que ha sufrido un desplome del 33% en los últimos cinco años, afronta su peor momento con escasez de defensas y ningún asomo de mejoría. La descripción de la precaria salud del paciente terminal la sirvió ayer un estudio, “el primero que se hace seriamente”, encargado por la Fundación Arte y Mecenazgo y auspiciado por La Caixa.

No hay paños calientes para atenuar la situación descrita por la firmante del análisis, Clare McAndrew, fundadora y directora general de Arts Economist. Por número de operaciones, precios (muy por debajo de la media de otros países) y coleccionismo, el español es uno de los mercados más raquíticos de Europa.

Para llegar a esta conclusión, McAndrew, que compareció ante la prensa en la sede madrileña de CaixaForum acompañada de Leopoldo Rodés, presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo, ha estudiado a fondo galerías, casas de subastas y otros escenarios de un sector que emplea a 11.000 personas y movió en 2011 unos 300 millones de euros en 75.000 operaciones. Total: 128 millones en concepto de impuestos para el Estado.

El presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo, Leopoldo Rodés; la directora de la Fundación, Mercedes Basso; y la autora del informe Clare McAndrew, fundadora y directora general de Arts Economics, han presentado hoy El mercado español del arte en 2012.
El presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo, Leopoldo Rodés; la directora de la Fundación, Mercedes Basso; y la autora del informe Clare McAndrew, fundadora y directora general de Arts Economics, han presentado hoy El mercado español del arte en 2012.

Las cifras palidecen al ser comparadas con las de otros países. Si en los principales centros de arte internacionales como París o Londres se venden menos obras, pero de superiores importes, la cosa funciona al revés en España, sexto mercado europeo tras Reino Unido (64% del pastel), Francia (17%), Alemania (5%), Italia (3,5%) y Austria (2,1%). De hecho, los artistas españoles mejor vendidos, con un incombustible Picasso a la cabeza y un solitario Barceló entre un top 10 integrado en su totalidad por creadores fallecidos, suelen ser mejores profetas en el extranjero que en su propia tierra, donde la balanza comercial del arte resulta deficitaria: se importó por valor de 88 millones y se exportó hasta alcanzar los 66.

Pese a tantos malos datos, en los últimos 10 años el mercado tuvo un crecimiento del 87%, muy por encima del conjunto de la economía española. Pero este crecimiento se ha estancado en los últimos tiempos. Entre 2007 y 2011 el sector cayó un 33%. Parte de esta caída se debe también, según el estudio, a una ausencia de dinamismo del sector.

Lo cual, hablando en plata, se puede traducir por “un raquítico tejido de coleccionismo”, mucho menos robusto que, por ejemplo, el estadounidense o el británico. Clare McAndrew fija en España en 400.000 las personas a las que cabe considerar millonarias. Y, sin embargo, a diferencia de otros países, no se conocen grandes colecciones acordes a ese dinero. “O el nivel de coleccionismo es muy bajo o están haciendo sus colecciones en otros países”, explica la experta, quien añade que hay factores históricos y geopolíticos (el aislamiento, sobre todo durante los años del franquismo, que coinciden con los años de expansión del mercado mundial) que explican esta situación.

El sombrío dibujo de esta situación sirvió a Leopoldo Rodés para lamentar el estancamiento de la Ley del Mecenazgo en un momento en el que, en medio de la orgía neoliberal de recortes, son las entidades privadas las llamadas a suplir el papel de los poderes públicos.

Los más vendidos

El pintor malagueño Pablo Picasso encabeza la lista de los 10 superventas de la pintura y la escultura españolas en 2011. En total vendió por valor de 314,7 millones de euros. Su obra La lectura alcanzó los 36,3 millones.

Entre los grandes nombres de la primera mitad del siglo XX, las obras de Dalí alcanzaron 46 millones de euros; las de Miró, 40,3 millones; las de Julio González, 13,1 millones; y las de Juan Gris, 5,6 millones.

Miquel Barceló, el único artista vivo de la clasificacion, vendió obras por valor de 17,9 millones.

Entre los artistas de la segunda mitad del XX más cotizados, las obras de Juan Muñoz alcanzaron los 13,1 millones; las de Chillida, 11,1 millones y las de Tàpies, 6,7 millones.

En la lista se cuela Velázquez por la venta, en 4,1 millones de euros, del Retrato de un caballero.