LAS COLECCIONES DE EL PAÍS

La obra cumbre de un genio

‘El Padrino II’, mañana con el diario por 2,95 euros

Fotograma de 'El padrino II'.
Fotograma de 'El padrino II'.

Después del apabullante éxito de El Padrino era obvio que Coppola iba a tener luz verde para firmar la secuela que se había anunciado ya en el momento de estrenar el original. Como es obvio también Coppola pidió más dinero (un millón de dólares más porcentaje de taquilla) y Al Pacino hizo lo propio (600.000 dólares). Lo que quizá pocos se esperaban era que en lugar de entregar algo similar al clásico instantáneo que le precedía decidió enredarse en un enfoque más autoral, más complejo, más delicado.

Así, donde El Padrino servía sangre y épica, la secuela, llamada simplemente El Padrino II, indagaba en los orígenes de la familia Corleone, con un Robert de Niro acabado de salir de Malas Calles (la película de Martin Scorsese) al que Coppola ya había echado el ojo y al que fichó tan pronto se supo que Brando no iba a estar disponible. La maravillosa dualidad del filme, inmortalizada por esa —imaginaria— carretera donde transcurren en paralelo las vidas del patriarca y de Michael, el despiadado heredero, es la auténtica esencia de este bellísimo filme. Como contaba Miguel López en su espléndido volumen dedicado a Coppola (Los Coppola, Una familia de cine): “La violencia se expresa en la película desde una dimensión psicológica que orilla la brutalidad primaria de El Padrino I y escarba hacía otros subsuelos de la crueldad humana”.

Efectivamente, no hay en El Padrino II tiempo para cabezas de caballo en la cama ni lindezas de ese estilo, el auténtico sello de la película es ese terrible retrato de la decadencia, un proceso irreversible en el que, poco a poco, se desnudan todas las flaquezas de ese padrino desconfiado, implacable, que extiende sus tentáculos al mundo de la política.

La decrepitud del personaje de Al Pacino, un tipo roto por el poder, alcanza toda su extensión con la ejecución de uno de sus más íntimos familiares (no avancemos más por si queda alguien que no haya visto la película). Obvia decir que el reparto es —de nuevo— espectacular: a los mencionados Pacino y De Niro se le suman (y repiten) Robert Duvall y Diane Keaton y completan la corona el maravilloso Lee Strasberg y Talia Shire.

El primer montaje de cinco horas, fue rechazado por los estudios al igual que lo fue el siguiente, de tres horas y veinte. Finalmente, el consenso llegó con una versión de tres horas que dejó a todos satisfechos. La película, una auténtica obra maestra, se llevó seis Oscar, incluyendo el mejor guion, mejor actor (para Robert De Niro), mejor director y mejor película. Fue la primera vez en la historia de la Academia en la que una secuela se llevaba la estatuilla dorada. Francis Ford Coppola tardaría 16 años más en armar la película que cerraría la trilogía pero para muchos en esta entrega se concentra toda la sabiduría de ese artesano del cine que un día estuvo a punto de volverse loco en la jungla. Cosas de genios.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS