Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
'EL NOMBRE'

Otra comedia de salón

Hay algo en este filme que recuerda a la dramaturgia de Yasmina Reza: en el curso de una cena de amigos, el anuncio del nombre que recibirá un futuro bebé desencadena un seísmo

Otra comedia de salón

En el ingenioso y seductor punto de partida de El nombre, adaptación cinematográfica de Matthieu Delaporte y Alexandre De la Patellière de su propia obra teatral, hay algo que recuerda a las estrategias dramatúrgicas de Yasmina Reza: en el curso de una cena de amigos, unidos por estrechos vínculos afectivos y familiares, el anuncio del nombre que recibirá el futuro bebé de una de las parejas —Adolf— desencadenará un seísmo que alterará la dinámica del conjunto de relaciones y hará emerger un soterrado sedimento de reproches, culpas y secretos. No tarda el espectador en descubrir que, aunque la estrategia sea parecida, las maneras son radicalmente distintas y, en este juego de contrastes, la película de Delaporte y De la Patellière pierde el pulso por palpables cuestiones de déficit de sutileza, impetuosa gradación de los golpes de efecto e imprudente uso del subrayado. Tantos reparos no impiden que esta comedia de salón, como sus propios autores la definen, concentre la suficiente energía como para imantar la atención del espectador durante cerca de dos horas de intenso pressing catch social, servido con sentido del espectáculo.

 Las obras teatrales de Yasmina Reza logran algo tremendamente difícil: parece que no hablen de nada —el cuadro blanco de Arte como gran emblema de su poética—, pero acaban ahondando en todo, desvelando el iceberg bajo la punta que ha accionado el conflicto. Con un prólogo que abusa de ese modelo de narración impositiva y avasalladora que popularizó Jean-Pierre Jeunet, El nombre deja claro que juega en otra liga y que la elegancia no forma parte de su repertorio expresivo.

El nombre

Dirección: M. Delaporte y A. De la Patellière.

Intérpretes: Patrick Bruel, Valérie Benguigui, Charles Berling.

Género: comedia. Francia, 2012.

Duración: 110 minutos.