Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La idea de que me presentara fue de mi editor. Me dio un masaje de ego”

Michael Connelly responde a la polémica del premio RBA y revela que tardó 20 años en escribirla

La novela, 'La caja negra', parte de las protestas racistas de Los Angeles en 1992

Michael Connelly.
Michael Connelly.

El escritor norteamericano Michael Connelly (Filadelfia, 1956) trabajaba como reportero de sucesos cuando se produjeron las revueltas racistas en Los Angeles en 1992. “Había tratado el tema fragmentariamente en otras cuatro novelas, pero La caja negra es la primera en la que hablo temáticamente de mi experiencia personal. Una noche me vi rodeado por una multitud furiosa, que me quería matar. Una persona desconocida logró abrirse paso y me sacó de aquella situación. Llevaba 15 años en la profesión y nunca antes había temido por mi vida”.

Con La caja negra ha ganado el VI Premio de Novela Negra RBA dotado con 125.000 euros. Su investigador Harry Bosch era policía en Los Ángeles en aquella época terrible. En medio de los altercados se produjo el asesinato de una joven fotógrafa. Bosch apenas pudo dedicarle media hora al caso y no fue resuelto. Veinte años después, el detective vuelve a investigarlo y, gracias a las nuevas tecnologías, relaciona una bala empleada en un crimen reciente con el asesinato de la joven. “Me encanta jugar con las nuevas tecnologías en todos los campos. Harry Bosch, que está chapado a la antigua y es incapaz de programar su móvil, comprende que usar estas herramientas de progreso le ayudan a cumplir su objetivo: erradicar el mal del mundo”.

“Otro aspecto que trata La caja negra y que va más allá de la trama negra es una visión de lo qué ha sucedido en Los Angeles y en Estados Unidos en estos 20 años. ¿Hemos mejorado? ¿Hemos aprendido? ¿Podría volver a repetirse? No es una novela abiertamente política, pero sí refleja lo que ha pasado en estos 20 años. He vuelto a ejercer de periodista y he hablado con policías y con gente que estuvo en Los Angeles en 1992. La conclusión es que sí podría repetirse”.

“He necesitado 20 años para escribir de todo eso, partiendo de mi experiencia personal en 1992 y me siento orgulloso de la novela. Soy mejor escritor ahora que hace 20 años”. ¿Por qué un escritor tan conocido se ha presentado al premio? “Fue idea de mi editor. Me dijo que este libro merecía un premio y me dio un masaje de ego. Intentémoslo, dije. Normalmente no suelo presentarme a premios, pero en este caso estaba profundamente convencido de que podría ganar. Es mi novela número 25 y estoy muy orgulloso de ella”.