Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

José Hermano Saraiva, divulgador de la historia portuguesa

Consiguió reconocimiento gracias a sus documentales en televisión

Saraiva, presentando su programa.
Saraiva, presentando su programa.

A pesar de haber formado parte del Gobierno de la dictadura de Antonio Oliveira Salazar, José Hermano Saraiva (Leira, Portugal, 1919) se convirtió, ya con la democracia, en uno de los personajes más reconocidos y populares de Portugal. La culpa fue de los programas de televisión sobre la historia y cultura de su país que él mismo creó y presentó.

Los documentales, que se emitían por la cadena pública RTP, tuvieron una gran acogida. Saraiva sumaba sus dotes comunicativas a sus vastos conocimientos sobre Portugal, a la vez que se desplazaba a los lugares más emblemáticos del país para hablar sobre el terreno de los monumentos, paisajes o localizaciones históricas. Tan popular se hizo que en un programa de televisión la audiencia lo eligió entre los 30 portugueses más grandes.

Licenciado en Filosofía e Historia y en Derecho, combinó su labor como profesor con diversos cargos en órganos del Gobierno. En 1968 fue nombrado ministro de Educación. Eran tiempos convulsos en el ámbito estudiantil de toda Europa y el régimen quería a una persona cercana y ligada al sector educativo para evitar movimientos rebeldes en las universidades. Sin embargo, el programa de Saraiva no impidió que los estudiantes de la universidad de Coimbra se levantasen contra el Gobierno en 1969, una de las primeras grietas en la dictadura salazarista, la más longeva de Europa.

Saraiva dejó el ministerio en 1970 y dos años después fue enviado a Brasil como embajador, un cargo que ocuparía hasta que la revolución de los claveles acabó con el régimen autoritario portugués. Con la llegada de la democracia desapareció de la escena política y se centró en la divulgación de la historia y la cultura de su país. Su libro Historia concisa de Portugal obtuvo un gran éxito de ventas y se erigió como una de las obras de referencia en el ámbito académico y en los hogares. Pero la verdadera notoriedad y reconocimiento le llegó gracias a la televisión. Sus programas en este medio consiguieron un gran seguimiento de los espectadores portugueses.

Su fallecimiento, el pasado viernes 20 de julio, a los 92 años, provocó numerosas muestras de afecto por parte de la sociedad portuguesa. El presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, destacó la contribución del profesor Saraiva para que los portugueses “conocieran mejor su propia historia”.