Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS COLECCIONES DE EL PAÍS

Un animal cinematográfico

El próximo domingo, con ‘El País‘, el DVD de ‘Carmina o revienta’ de Paco León

Carmina (izquierda) con Paco y María León, durante el rodaje de la película que dirige éste, 'Carmina o revienta'.
Carmina (izquierda) con Paco y María León, durante el rodaje de la película que dirige éste, 'Carmina o revienta'.

Cuando Carmina Barrios mira a la cámara, el espectador siente un profundo desasosiego en su interior. Tamaño animal cinematográfico no se había visto en años en España. Y ese alma que trasluce, eso, más allá de anécdotas sobre la forma de distribución o de cómo financió Paco León su película, es lo importante de Carmina o revienta, una de las películas de las que más se ha hablado en los últimos meses.

El rumor sobre el talento que emanaba el filme nació tras su proyección en el festival de Málaga. El certamen le premió con la Biznaga de Plata a la mejor actriz, el premio especial del Jurado y el galardón del público. Esa comunión espectadores-especialistas avisaba sobre el acierto de Paco León: “Es un retrato de mi madre que tenía yo en la cabeza desde hace muchos años. Ella ha sido siempre un aluvión de anécdotas y de contar cosas. En un principio pensé rodarlo con actores profesionales pero luego pensé que lo mejor sería que lo protagonizara ella misma, así la historia tendría más fuerza”, dice el actor, devenido en director con esta historia, una tragicomedia en el mejor sentido de la película, la lucha de una mujer contra la vida —en concreto el robo de jamones de la venta que posee—, contra su familia —una hija con tanto caracter como su madre y un padre carcomiado por la inmensa figura de su esposa, y dos hijos de los que poco se sabe—, contra los palos que pone el día a día —tremenda la secuencia del robo del coche— y contra su propia gula. Paco León, hijo amantísimo, defensor a ultranza de la educación recibida de su madre, una mujer que apuesta por el deja vivir, cuenta: “No tengo ningún interés en empezar ninguna carrera como director. Yo siempre he sido el hijo de la Carmina y de eso me siento orgulloso. Ha sido también una manera de demostrar que estoy muy en paz conmigo mismo y con mis orígenes. Yo vengo de esa madre, de esa mujer que es pura tierra”. Para explicar su salto a la dirección y el proceso creativo, el Luisma de Aída asegura: “En el guion hay anécdotas reales, reconstrucción de historias junto con mucha ficción. Yo lo que buscaba de ella es que todo apareciera como si fuera improvisado. Me ha sorprendido la facilidad de mi madre delante de la cámara. No esperaba que lo hiciera tan bien. Como actor he aprendido que nunca podemos perder esa frescura”.

Porque frescura es otra de las claves del éxito que ha tenido en su estreno en salas, Internet y DVD. Frescura la de carmina barrios, frescura la de María León, que se autointerpreta y reinventa como hija de Carmina, como madre alocada de una niña, como cómplice de las aventuras alocadas de la familia León. En Málaga, María aseguraba: “Paco ha hecho un acto de valentía. Es un regalo al mundo entero de lo que es mi madre”. Ese regalo, ese canto a los orígenes y a la pura tierra, está en el DVD de Carmina o revienta, que el próximo domingo podrá adquirirse con EL PAÍS.