Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Mientras Tita siga al frente, no habrá solución para el Museo Thyssen”

La hija del barón Thyssen carga contra Carmen Cervera tras la subasta de 'La esclusa'

La archiduquesa Francesca Thyssen.
La archiduquesa Francesca Thyssen.

Francesca Thyssen, archiduquesa de Habsburgo y la única hija del barón que es miembro del patronato del MuseoThyssen-Bornemisza, alerta de la situación crítica de la institución frente a la cortina de humo levantada por la subasta de uno de los principales cuadros de la colección, La esclusa, de John Constable, vendido ayer martes en Londres por 24,8 millones de euros. La dimisión del patronato de sir Norman Rosenthal, incluido por ella en la fundación, y el hecho de que lo hiciera meses después de que se aprobara la medida de permitir a Carmen Tita Thyssen vender hasta un 10% de la colección para conseguir fondos, es respondida por Francesca Thyssen con airado desencanto.

Hay que tener en cuenta que la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza se creó en base una fórmula de gestión privada de fondos públicos. El Estado español compró en 1993 al barón por 350 millones de dólares 775 obras maestras que forman el núcleo intocable de la colección. En 2000 se incorporó como préstamo por diez años –después hubo una ampliación a dos más, ya caducada y sin solución clara, de momento-- de parte de la colección de Carmen Thyssen-Bornemisza , 240 de un total de unos 700 cuadros de los siglos XIII al XX, entre los que se encontraba La esclusa, de John Constable. La construcción de la ampliación del Palacio de Villahermosa, sede del museo, para albergar la colección de la baronesa, fue pagada por el Estado español. El pasado 11 de febrero se firmó un acuerdo del patronato para que se pudieran vender hasta el 10% de los fondos de la colección de Tita, en caso de necesidad.

"Para empezar, Norman y yo nunca aprobamos la venta, eso simplemente no es cierto. Lo de la venta salió en su momento porque el Gobierno español (el ministro de Cultura) necesitaba encontrar una solución para la ampliación (del edificio) para la colección de Tita, que es un préstamo y está albergada a costa del Estado en la extensión que se construyó con el dinero originalmente destinado a la protección de la colección en tiempos de dificultades económicas como los actuales. El dinero fue desviado para construir la ampliación dejando al Museo Thyssen vulnerable en momentos de dificultades como el actual. Por supuesto, la decisión se hizo durante una época de prosperidad económica, así es que nadie pensó que España llegaría a verse en esa situación, pero yo seguía muy preocupada por esta 'inversión' en el ego personal de Tita. Ella aprovechó la oportunidad para mezclar con las suyas las pinturas A+ [de primera categoría] que ella se había comprometido en no vender en los estatutos de su fundación. La venta de La esclusa fue posible gracias a la alteración de estos estatutos, como parte y contraparte del acuerdo para prolongar los préstamos. Yo siempre advertí a la anterior ministra de Cultura de que si ella permitía que hubiera una rápida sucesión de ventas de algunas de las pinturas clave de la colección, se perjudicaría inevitablemente la reputación del museo".

La hija del barón incluyó a  Norman Rosenthal, que acaba de presentar su dimisión, en el patronato de la fundación

"Norman y yo hemos luchado de manera vigilante contra este acuerdo que fue negociado entre bambalinas, como parte de la negociación para la ampliación. Estas negociaciones se realizaron fuera de la vista de Norman y de la mía, así es que el que ellos digan que nosotros aprobamos la venta no puede estar más lejos de la verdad. Hicimos todo lo posible que tuvimos en nuestro poder, hasta lo inimaginable, para impedir la venta, pero las ruedas de la negociación ya estaban en marcha y sin un arma legal a nuestro favor no podíamos detenerlas. Fue un hecho consumado, sellado y debatido a puerta cerrada".

“Lo que nos preocupa a Norman y a mí es que ahora no tenemos voz en el patronato y que ella tiene apoyo legal para vender las obras maestras que eran parte de la herencia de mi padre y de mi abuelo (ella no solo ha vendido La esclusa, ¡hay obras de Guardi y Fenninger que ella está vendiendo de forma privada!) que crearán unos agujeros en la colección que no se pueden imaginar. Esto se está haciendo sin ninguna consideración hacia la colección y el impacto que van a tener estas ventas apenas ha sido cuantificado. No ha habido ningún plan, ningún debate histórico-artístico en el patronato. Y estas ventas se han realizado sin mi apoyo ni el de Norman, algo que está muy bien documentado. Lo contrario a la posibilidad de desprenderse de pinturas menos importantes, de dudosa calidad, que ella ha ido amasando durante años con los fondos de mi padre mientras él todavía vivía. No todas, pero la mayor parte de lo que ella compró era de mucha menor calidad de lo que mi familia adquirió a lo largo de generaciones porque su criterio no está formado por conocimientos académicos o de crítica de arte, está basado en su dudoso gusto personal".

Lo que nos preocupa a Norman y a mí es que ahora no tenemos voz en el patronato y que ella tiene apoyo legal para vender las obras

"Tengo que darle la razón a Norman en que Tita no tiene un conocimiento real del arte, lo usa solamente como un medio para mejorar su posición social y su prestigio. Ella siempre destaca lo generosa y filantrópica que es, pero no lo es en absoluto. Ella saca ventaja de la gestión profesional de su colección, a la que ella no contribuye con un solo centavo, lo que obviamente aumenta tremendamente el valor de su colección, que está albergada en un edificio en el centro de Madrid que le ha salido gratis. Ella puede ligar su dudosa colección a verdaderas obras de arte de nivel mundial compartiendo las mismas salas, beneficiándose tanto de la reputación que estas tienen como de los servicios del museo y, por último y no menos importante, sentirse elevada socialmente por el apellido de mi familia, ya que de otra manera su único título sería el de Miss España 1961".

"Cualquier otro coleccionista que se respete habría donado su colección al Estado a cambio de toda la generosidad recibida. Ella no tiene una reputación que la distinga en el mundo del arte, desde luego no tanta como la que tiene en otras áreas de la vida social. Toda esta discusión no tiene que ver con el arte, sino con el dinero. Y no tiene que ver con la intención de salvar al museo de problemas financieros, como nos ha querido hacer creer".

"Lo que me preocupa es que esto es solo la punta del iceberg y lo que no quiero es ver cómo el museo se hunde como el Titanic. Ya hemos recibido el golpe de la posible cancelación de aportaciones de nuestro principal patrocinador, la Fundación Caja Madrid, que desde 2003 ha apoyado lealmente al museo durante casi una década. Esto es el resultado de las medidas de austeridad, que todos comprendemos, y tengo grandes esperanzas de que se llegue a ver la luz al final del túnel, que España se recupere de estos tiempos difíciles y resurja como un poder económico en Europa. Pero hasta entonces tenemos que aceptar la que espero solo sea una cancelación temporal de lo que ha sido un acuerdo de mecenazgo exitoso y beneficioso para ambas partes. Lo que debemos tener en cuenta es que esto ha dejado al museo con un déficit de presupuesto de seis millones para 2012. La manera en que consigamos superar este agujero es un asunto vital y parece algo inconcebible tras los serios recortes que han tenido tanto el Museo del Prado como en el Reina Sofía en los últimos años.

Toda esta historia con Tita y el constable ha estado distrayendo a todo el mundo del asunto principal. Cómo va a sobrevivir el museo este año es la verdadera pregunta y con todos sus comentarios y su ineptitud en manejar todo tipo de asuntos con dignidad y profesionalidad, corremos el riesgo de un fracaso financiero justamente en el 20 aniversario del museo y el décimo de la muerte de mi padre. No puedo imaginar a entidades y empresas extranjeras salir al encuentro y patrocinar el museo con Tita oficiando de Madonna".

"Mi impresión de todo esto es que necesitamos pensar de manera activa sobre qué es lo que se necesita y cómo salir adelante de manera profesional. Mientras lo que hagamos sea solo reaccionar ante Tita, que por alguna razón tiene a todo el mundo corriendo en círculos sin sentido alguno, simplemente porque no es capaz de manejar sus propios asuntos, no habrá salida honorable a todo esto. Mientras ella siga estando al frente nunca habrá una solución. El museo no puede seguir siendo su cuarto de juegos, para sus juguetes y su temperamento destructivo. Ya es hora de que el mundo la vea como realmente es".