Recorre Sónar con sus directores

Los directores de Sónar, Enric Palau y Ricard Robles se apropian del Audiomatón para recorrer los sonidos que protagonizarán la 19ª edición del festival de electrónica que comienza el jueves

Ricard Robles (izquierda) y Enric Palau, codirectores de Sónar.
Ricard Robles (izquierda) y Enric Palau, codirectores de Sónar.

El jueves comienza la 19ª edición de Sónar. El evento de referencia de música electrónica y arte multimedia del mundo. Un acontecimiento para ver lo que suena en el género y lo que sonará en los próximos meses. Pero también para algunas concesiones a los grandes shows (este año destacan Amon Tobin, Deadmau5 o Squarepusher), a los clásicos (como The Roots o New Order) y alguna guinda posmoderna con cierto aire a provocación (como Lana del Rey). Para afrontar esta nueva y amplísima edición, hemos pedido a los directores de Sónar, Enric Palau y Ricard Robles, que utilicen el formato del Audiomatón para diseñar un recorrido por los sonidos (con razonamiento de su puño y letra) que protagonizarán la 19ª edición del festival de electrónica que comienza el jueves. Esta es su selección.

WHEN SAINTS GO MACHINE. El cuarteto danés está destinado a protagonizar uno de los conciertos estrella de este año: pop etéreo, de cálidas atmósferas y fuerte emotividad. Canciones perfectas a cargo de una de las revelaciones del año.

DIE ANTWOORD. Son una especie de primos bastardos (si se permite la expresión) de los Beastie Boys, versión de barrio sudafricano. Vídeos geniales, estilismos inenarrables, humor mordaz y sonido súper contundente. Bienvenidos al hip-hop ravero más potente del planeta.

DARKSIDE. El proyecto paralelo del superdotado Nicolas Jaar (que también actúa en el festival bajo su propio nombre) en colaboración con el guitarrista Dave Harrington. Blues electrónico estratosférico, denso y casi fantasmagórico.

TRUST. Una de las propuestas de synth pop más atractivas del momento. Se podría decir que cada canción es un temazo, un hit en potencia. Influencias disco y la herencia más digna del hedonismo ochentero.

AUSTRA. Como Trust, son también canadienses y, como ellos, son punta de lanza de la nueva hornada de pop electrónico que llega de aquel país. Sonido new wave puesto al día en el que destacan unas voces de puro vértigo emocional y melodías perfectas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

YOSI HORIKAWA. En la cuota nipona del festival siempre se esconden pequeñas maravillas. Yosi Horikawa registra sonidos cotidianos, añade delicadas melodías y consigue esa sofisticada sencillez tan particular de los japoneses.

MOUSE ON MARS. Son un mundo aparte y no atienden a ninguna regla. El regreso de Mouse On Mars pone patas arriba la música de baile actual: techno-funk disonante, ruido, experimentación y humor para las pistas.

BRODINSKI Vs GESAFFELSTEIN. Una nueva vuelta de tuerca al techno-house, ralentizado y oscuro, denso y poderoso. Gran momento dance-floor para este año.

SQUAREPUSHER. Tom Jenkinson prescinde de devaneos jazzísticos (en apariencia) y retoma las riendas de la electrónica vanguardista que él mismo redefinió hace ya 15 años. Sonido épico y puesta en escena espectacular.

CORNELIUS PRESENTS SALYU X SALYU. Un ejercicio de orfebrería pop a cargo del maestro japonés, colaborando en esta ocasión con una celebridad del J-Pop, Salyu. Cuando la disonancia se encuentra con la delicadeza surgen joyas como esta.

JOHN TALABOT. Nuestro talento más exportado. Alguien acuñó la etiqueta de house mediterráneo y seguramente no es banal. Su primer álbum (tras varios EP’s) es poliédrico y brillante, envolvente y arrebatador.

THE 2 BEARS. Joe Goddard (de Hot Chip) y Raf Rundell son dos osos que convierten en oro todo lo que remezclan. Su primer álbum con material propio es probablemente el mejor compendio de música de baile que oiremos este año. Herencia house y espíritu pop para conquistar el planeta.

LANA DEL REY. No escoge productores y remezcladores porque sí: lo cuida todo, no sólo los estilismos. Tampoco es casual el gran interés que ha despertado, sobre todo si atendemos a la atmósfera y la meticulosa producción de temas tan redondos como Video Games.

AZARI & III. Atentos a su directo: sonido sexy y demoledor para agitar los culos más reacios. La esencia del house clásico de Chicago puesta al día por cuatro canadienses que fabrican un hit tras otro.

LAPALUX. Flying Lotus se fijó en él para su sello Brainfeeder y eso siempre es una garantía. El británico Stuart Howard elabora y deconstruye inspiradas atmósferas de soul contemporáneo, ralentizado, espacioso y emotivo.

EL TXEF A. Nunca nos hemos destacado en España por nuestro deep-house. Aitor Etxebarria no solo contradice la norma, sino que va más allá del género y consigue un sonido propio, meditado, tranquilo, lleno de detalles y acertados arreglos.

NINA KRAVITZ. Por presencia y nivel, es la nueva musa del dancefloor continental. La rusa (nacida en Siberia) ha sabido aunar el lado más sexy del house y el techno y está arrasando allá por donde pasa. Actúa dos veces en el festival, de día y de noche.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS