Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fez, el camino sagrado entre el canto sufí y Björk

El cartel del Festival de Música Sacra congrega voces árabes y persas con estrellas como Joan Baez o Archie Shepp

Lo que cuenta es la historia, el deseo, la magia. Y eso se puede producir de muchas maneras, sea con el teatro, con la poesía o con la música. Un lugar perfecto para encontrar estas esencias de la creatividad es el Festival de Música Sacra que celebra su décimoctava edición estos días en Fez (Marruecos). El certamen de este año tiene como lema Reencantar el Mundo, con un homenaje particular al gran poeta persa Omar Khayyam. Ayer hubo el concierto inaugural en el antiguo palacio real, con la escenografía y el dominio de la luz del director de cine Tony Gatlif, que consiguió que 21 músicos distintos forjaran una misma ilusión. Cítaras, darbukas y oudes que venían de Uzbekistán, Irán o la India, voces egipcias y marroquíes y declamaciones en francés y árabe de poemas de Khayyam se aunaron en una fría noche.

Hasta el 16 de Junio se podrán ver a múltiples artistas de los más distintos campos. El fin de semana que viene aparecerán la mítica Joan Báez y la diva onírica Björk que arranca su temporada de directos tras recuperarse de unos problemas en la garganta. Este martes la pincelada española la dará Rocío Márquez, junto a Christian Boissel, con un espectáculo basado en los poemas del Diván del Tamarit de Federico García Lorca. Será en un gran escenario como es el colosal Museo Batha.

La lista de actuaciones se completa con canto sufí de Pakistán de la mano de Sanam Marvi, la inquietante voz de la bereber Cherifa, el encanto zíngaro del conjunto Gipsy Sentimento Paganini o el gran saxofonista del free-jazz, Archie Shepp, que actúa este sábado en el palacio real. La figura de Shepp es cardinal en la historia del jazz y su presencia en el festival marroquí es muy celebrada porque es conocido su interés afrocéntrico a ya finales de los sesenta. Shepp es una enciclopedia del jazz con un alma social muy combativa. En Fez el camino de lo sagrado es muy ancho, caben todos.