Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Günther Kaufmann, actor que inspiró a Fassbinder

Participó en numerosos filmes del célebre director germano

El actor alemán Günther Kaufman  (izquierda) en 2005,conversando con sus hijos a la llegada un tribunal de Augsburgo.
El actor alemán Günther Kaufman (izquierda) en 2005,conversando con sus hijos a la llegada un tribunal de Augsburgo. REUTERS

El actor alemán Günther Kaufmann (Múnich, 1947), fallecido el pasado día 10 a los 64 años, desempeñó un papel importante en la obra y en la vida del director germano Rainer Werner Fassbinder, en cuyas películas interpretó más de una docena de grandes y pequeños papeles. Kaufmann era un Besatzungskind, un niño nacido como fruto de la relación de una alemana y un soldado afroestadounidense durante la ocupación aliada de Alemania.

Kaufmann y Fassbinder se conocieron en el montaje de la serie Baal, adaptación televisiva de de la obra de Brecht. Fassbinder cayó rendido ante Kaufmann y le ofreció un papel en su película Götter der Pest [Dioses de la peste] (1970).

Al año siguiente, Fassbinder tuvo la oportunidad de rodar en España un western, Whity, y ofreció al fallecido actor el papel protagonista. El director albergaba la esperanza de que la lejanía de su esposa e hijos favoreciera que el entonces joven actor se mostrara más receptivo a sus acercamientos. El rodaje fue complejo debido a las continuas tensiones entre actor y director; parte de la tensión se trasladó a la película, un revoltijo estrafalario, sádico y pícaro en el que Kaufmann representa a un sirviente que trabaja sin descanso hasta que el personaje interpretado por Hanna Schygulla, una camarera explotada sexualmente, le incita a matar a sus señores blancos.

Aunque Fassbinder prescindió pronto del voluble Kaufmann como amante, le siguió ofreciendo trabajo en filmes como El matrimonio de Maria Braun (1979), Lola (1981) y La ansiedad de Veronika Voss (1982), entre otras.

En 2002, Kaufmann fue condenado a 15 años de cárcel tras confesar que había matado accidentalmente a su asesor fiscal. Salió en libertad después de haber pasado tres años en la cárcel, tras la detención de los verdaderos autores del crimen. Kaufmann dijo haber mentido para proteger a su mujer, Alexandra, enferma terminal de cáncer e involucrada en el asesinato.