Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENDECIAS: ESTILOS

El arte hace equipo ante la crisis

Una iniciativa une a 18 galerías de Madrid en una inauguración simultánea

Julio Dolbeth y Aitor Saraiba, en el centro, frente a una obra de Dolbeth, en la galería Mad is mad.
Julio Dolbeth y Aitor Saraiba, en el centro, frente a una obra de Dolbeth, en la galería Mad is mad.

El tiempo, con un sol que asomaba intermitente solo para recordar su fastidiosa ausencia frente a la lluvia, no acompañó en el paseo previsto por la iniciativa Jugada a 3 bandas, que el sábado 14 presentaba su segunda edición anual. Un puñado de desiguales salas de arte del centro de la capital madrileña -unas centradas en la creación emergentísima; otras más asentadas e introducidas en los circuitos nacional e internacional y otras alternativas; 18 en total- se aliaron para hacer una inauguración sincronizada en torno a un mismo concepto, tratado por cada uno de los espacios de manera personal: las galerías invitaron a comisarios que a su vez invitaron a artistas a exponer en las galerías, todos con Portugal y su relación con España como leitmotiv. De ahí las tres bandas de la jugada redonda, en la que las diferentes muestras se mantendrán en cada sala durante varias semanas, cada una con su propia fecha de clausura.

Paralelamente a las inauguraciones, varios de los espacios participantes en el experimento previeron otras actividades que sirvieran de reclamo para atraer a un público cada vez más inmerso en la mentalidad de la crisis. Moriarty, por ejemplo, montó un programa de radio que pudo escucharse durante la tarde del sábado en el que participaron los protagonistas de la jornada: los artistas, galeristas y comisarios, y que hizo las veces de presentación oficial de El estado mental radio, que comenzará a emitirse regularmente por Internet a partir del 1 de mayo en forma de “revista sonora que podría ser definida como una acción artística colectiva”. En Mad is mad, un híbrido de galería y tienda, aprovecharon para ofrecer un concierto en acústico de uno de sus artistas multidisciplinares, Alberto Acinas, y lanzar su nueva y mejorada web, en la que fueron colgando las imágenes de los momentos clave de la jornada en tiempo real a modo de aportación artística para el acontecimiento. La plataforma Bicifindes, de nombre explicativo de su actividad, organizó un recorrido, probablemente pasado por agua, por 12 de las galerías participantes.

Obra expuesta en José Robles
Obra expuesta en José Robles

“Como el mercado está tan mal, hay que inventarse cosas”, explicó Rafael Ruiz, uno de los tres propietarios de Mad is mad. “De ahí nuestro interés en las redes, en la web, en participar en eventos, hacer fiestas, investigar formatos... En fin, en animar el cotarro”. El concepto clásico de galería como espacio ajeno al devenir del mundo exterior, coincidieron en afirmar varios de los integrantes del proyecto de Jugada a 3 bandas, se tambalea. Y si hay algo que un emprendedor no puede permitirse es la inacción. “Participar en un evento colectivo es siempre importante”, señaló Inés López-Quesada, codirectora de Travesía Cuatro, “porque te pone más en el punto de mira”. El hacerlo en torno a la figura del comisario de exposiciones, afirmó la galerista, “es imprescindible, porque es un investigador, un oteador de artistas, y las galerías tienen la limitación de que son espacios locales”. Frente a eso, el curador aporta una mirada global, acorde con la realidad de un mundo interconectado.

Aunque para ampliar las miras, debieron pensar en Jugada a 3 bandas, tampoco es necesario marcharse a la otra punta del planeta. Por eso, la edición de este año se centró en un vecino, Portugal. “España y Portugal tenemos una relación práctica, porque estamos cerca y tenemos afinidades”, apuntó Jacobo Fitz-James Stuart, director del Espacio Valverde, una de las dos salas independientes presentes. Aunque el resultado tangible de esa cercanía, señaló, “es muy difícil de saber”. Con el fin de dilucidar una respuesta, en Espacio Valverde organizaron una propuesta “que se sale por la tangente”: bajo el nombre de La nada tiene prisa, los poetas Antonio Poppe y Pablo Lapuente Tiana -portugués y español-, se mantuvieron en contacto por correspondencia escrita y visual durante tres meses bajo la supervisión del comisario Chiquinho Guimaraes. “Después convivimos durante una semana todos juntos para cuajar lo que se puede ver en la exposición”, indicó Fitz-James Stuart. Esto es, una serie de poemas e imágenes en los que se revela la personalidad de cada autor como artista, quizá marcada por su proveniencia geográfica. “Se puede ver que Pablo tiene un carácter más fuerte, mientras que Antonio es más sentimental. Puede ser una coincidencia, pero es sospechosa”.

Una obra de Laura Buckley en Travesía Cuatro
Una obra de Laura Buckley en Travesía Cuatro

La galería Elba Benitez, en otro extremo del abanico, participó con una propuesta canónica. Ricardo Nicolau, el director adjunto del museo Serralves de Oporto, la meca del arte contemporáneo en Portugal, comisarió la muestra del lituano Gintaras Didziapetris; en el espacio José Robles, el comisario Eduardo Hurtado aunó la obra del luso Rui Horta Pereira y la argentina a caballo entre Lisboa y París Claire de Santa Coloma para crear un Mínimo común múltiplo, como se llama la muestra: “A través del comisario, hemos realizado un intercambio con la galería 3 + 1 de Lisboa, Los artista de la galería de Lisboa exponen ahora aquí, y artistas de nuestra galería expondrán en septiembre en Portugal”, indicó el propietario, José Robles; en Travesía Cuatro, una joven comisaria portuguesa, Ana Luiza Teixeira, se alió con el británico Thom O'nions para organizar una colectiva en torno al concepto de ligereza inspirado en el pensamiento de Italo Calvino; en Mad is mad, los comisarios Luján Marcos y Roberto Vidal reunieron a los artistas Julio Dolbeth y Aitor Saraiba, uno de cada lado de la frontera, junto a otros 15 creadores de la sala madrileña y de la galería Dama Aflita de Porto para crear obra nueva en torno a la idea del dandi. “La idea era revelar los espejos, espejismo y contradicciones; el anverso y el reverso de un personaje decimonónico pero que todavía sigue siendo necesario en nuestros días”, señaló Vidal.

Así hasta 18 espacios que han reunido a 23 comisarios y varias decenas de creadores para poner de relevancia el panorama de un país y su nexo con España. “De este modo se fomenta el intercambio de ideas y de formas de trabajo”, apuntó el galerista José Robles. Y no solo eso: “Iniciativas como esta aportan la tan necesaria visibilidad al sector y, además, dinamizan la ciudad”.