Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas en el Real antes del estreno de 'Vida y muerte de Marina Abramovic'

Los empleados del teatro madrileño se reúnen ante la puerta principal para rechazar la reclamación de un millón de euros que les pide la dirección

Concentración de empleados del Teatro Real ante las puertas del coliseo. Ampliar foto
Concentración de empleados del Teatro Real ante las puertas del coliseo. El País

Nada mejor para amplificar una protesta que solaparla con el estreno más mediático y, quizá importante, de la temporada del Teatro Real: la Vida y muerte de Marina Abramovic que dirige Bob Wilson. Así que subidos a lomos de ese caballo dorado, el comité de empresa y una representación de trabajadores del coliseo madrileño (unos 40 de los 300) se han concentrado durante dos horas ante la puerta principal del teatro para protestar contra la intención de la dirección de hacerles devolver parte del sueldo percibido en los dos últimos años debido a un error administrativo. En total, el Real reclama a sus empleados cerca de un millón de euros que en su momento, y contraviniendo el Real decreto 8/2010 que imponía un recorte salarial del 5%, no se les retrajo del salario. La administración, para flexibilizar el impacto sobre los trabajadores, prefirió en su momento aplicar los recortes basándose en otros parámetros como complementos y horas extras. Pero Hacienda lo considera ilegal.

La de esta tarde ha sido la segunda convocatoria del comité de empresa, pero a diferencia de la anterior, el lugar elegido para concentrarse ha sido la puerta principal del teatro, por donde han ido entrando todos los abonados e invitados al estreno. Han pasado por ahí la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la actriz Rossy de Palma o la exministra de Cultura Carmen Alborch. Los trabajadores repartían octavillas (también en inglés), hacían sonar sirenas y pitos, coreaban consignas contra Alfredo Tejero, el exadministrador del teatro a quien responsabilizan del problema, y vestían camisetas con la cifra de dinero que les piden a cada uno.

“La situación está enquistada. La dirección dice que no pueden hacer nada, pero si no se desatasca, iremos a la huelga con Plácido. Hay unidad entre los trabajadores respecto a este tema. Estamos viendo cosas que no son normales. No puede ser que nos pidan un millón de euros y sigamos haciendo temporadas como si fuéramos ricos trayendo a personajes como Bob Wilson, que cobran un dineral y ha venido dos veces este año”, protestaba Iván Ortega, presidente del comité de empresa. Los trabajadores, aseguran, están abiertos a negociar algún tipo de solución para solucionar este embrollo, pero dicen que no han recibido respuesta de la dirección.

Hay previstas nuevas concentraciones para este viernes y el próximo antes del comienzo de la misma obra. Si no se llega a ningún acuerdo con el teatro -cosa que parece improbable dado que fuentes de la dirección aseguran que están obligados a cumplir la ley y a reclamar ese dinero- se convocará una huelga para el estreno de Cyrano de Begerac, obra en la que canta Plácido Domingo. “El ambiente es el peor que he visto en los 12 años que llevo. La gente está indignada. Nos están quitando la ilusión y el amor que tenemos por nuestro trabajo”, insistió Ortega. De momento, el próximo viernes volverán a la plaza de Oriente con las pancartas.