Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lartigue, la inocencia del asombro

El fotógrafo francés Jacques Henri Lartigue contribuyó al lenguaje de la fotografía desde la felicidad antropológica que imprimía a sus imágenes al disparar

FOTOGALERÍA FOTOGALERÍA
Bibi, Arlette e Irène. Tormenta en Cannes (1929).

Cuando se le preguntaba por su trabajo, espetaba con la ingenuidad con la que apretaba el disparador de su cámara: “Nací feliz. Eso ayuda, ¿no?”. El fotógrafo francés Jacques Henri Lartigue (1894-1986) construyó una obra sobre la inocencia del asombro y la ilusión por lo que le rodeaba. Elevó el concepto de álbum familiar a categoría desde “la ambigüedad esencial de la fotografía en relación al campo artístico”, apunta Alberto Martín, crítico de fotografía y colaborador habitual de Babelia. “Amateurismo frente a arte, uso privado o reconocimiento artístico, son los extremos de esa ambivalencia que acompaña a la fotografía y en especial a Lartigue”.

Hijo de un industrial adinerado, su vida en París cambió el día en que le regalaron una cámara de fotos. Encontró en la efervescencia de un niño que se zambulle en el agua, o en las inconveniencias de llevar vestido con fuerte viento, una manera de contribuir al lenguaje fotográfico, sin necesidad de usar el zoom para llegar hasta los campos de batalla y las consecuencias execrables de la I Guerra Mundial o los tenebrosos albores del nazismo. “La libertad de Lartigue, no condicionada por los acontecimientos, las necesidades o imposiciones del oficio (de fotógrafo), es esencial en su obra”, dice Martín.

Tan liberado estaba tras el objetivo que no se convirtió en un referente mundial de la fotografía hasta que el MoMA de Nueva York presentó su trabajo en 1963, cuando ya era un señor de casi 70 años. “La operación de legitimación estética a la que fue sometida su obra en ese momento de la mano de Szarkowski es determinante para entender su huella”, apunta Martín. Extremo en el que abunda el último número de la publicación C Photo, editada por Ivory Press. Tobia Bezzola, comisario del Kunsthaus de Zúrich, interpretado por la escritora neerlandesa Connie Palmen, aprovechan el título del fotolibro para situar a Lartigue como “el primero de los maestros de la fotografía no posada”. Espontáneo, feliz, fugaz, inconsciente, aunque capaz de hacer realidad la historia, salvada por la luz.

“De Lartigue se señala, casi como un tópico, su actitud de eterno adolescente”, dice Martín ante la justificación constante de la felicidad antropológica del fotógrafo. “Pero más allá, estaría la utilización de la fotografía como una herramienta de apertura al mundo, al exterior, y para la conexión con los demás. Un instrumento tanto psíquico como lúdico, que permite la construcción de imágenes que dialogan y conectan con el ámbito afectivo, con la emociones y con las experiencias visuales que forman parte de nuestra relación con el mundo”.

Las imágenes de Lartigue convierten al espectador en testigo del testimonio de un costumbrista, sin olvidar, que en el ojo saltan como resortes los recuerdos, experiencias y evocaciones propias. “Tanto el fotógrafo como quien mira las fotografías concurren en la operación”, recuerda el crítico de fotografía. Tal vez por esto Lartigue se convirtió en maestro en el ocaso de una vida de luz. Necesitaba al espectador y el experto para que su pequeña contribución a la historia de la fotografía se comprendiera, por fin, como eso, la fotografía en sí misma.

Un mundo flotante. Fotografías de Jacques Henri Lartigue (1984-1986) puede visitarse en: 

Lleida. Hasta el 31 de marzo de 2012

Tarragona. Del 30 de abril, al 15 de agosto de 2012

A Coruña. Desde septiembre de 2012, a enero de 2013

 

Más información