El hombre tranquilo

Howe Gelb & A Band of Gypsies, que fusionan el flamenco con otros estilos, cierran en Córdoba la gira 'Alegrías' y anuncian nuevo disco

Howe Gelb & A Band of Gypsies durante el concierto en Córdoba
Howe Gelb & A Band of Gypsies durante el concierto en CórdobaCONCHA VACAS

Howe Gelb es en realidad Sean Thornton. Con las canciones como golpes de Giant Sand demostró su valentía, y se ganó la calma —igualito que John Wayne— de hacer justo lo que le apetece. Ese justo se refiere, ni más ni menos, que a acercarse a la música con la respetuosa irreverencia de quien sabe lo que se hace, y de quien sabe que eso-que-se-hace solo se consigue manchándose las manos con la tierra del origen. Con el folk y Arizona como eternos puntos de partida, Gelb reinventó primero el country con Giant Sand y sus entregas en solitario, y después lo mezcló con el gospel merced al proyecto ‘Sno Angel', y un par de años atrás visitó Andalucía y se enganchó con el flamenco, por continuar tirando de músicas puras que suenan a gloria cuando se entretejen. Su próximo cóctel, avanzó ayer, lo agitará de nuevo en Córdoba.

El principio lo marcó la casualidad: la que le antojó girar por España, la que le permitió recalar en Córdoba y conocer allí a Fernando Vacas, la que le condujo a un encuentro con músicos flamencos durante una noche de improvisación, a unas horas de alucinación en las que nació Howe Gelb & A Band of Gypsies y, con ellos, los primeros temas de Alegrías. Los flamencos rasgaban a base de sensaciones y voz desacostumbrada, él exprimía letras a los aquellos acordes inmediatos y de sabiduría profunda, y el resultado lo publicó Eureka en 2010. Durante año y pico han cosechado premios y nominaciones como mejor disco de fusión —o mejor disco, a secas: adjetivos aparte, lo que Gelb pare es música mayúscula—, además de girar por Estados Unidos y Europa con esa alfombra roja garantizada a cualquier proyecto por el que este hombre tranquilo asome.

Howe Gelb & A Band of Gypsies
Howe Gelb & A Band of GypsiesCONCHA VACAS

Regresando a la génesis de Alegrías, todas las grandes historias se forjan a base de coincidencias, aunque no por azar Vacas ocupaba ayer el centro del escenario. Alguna vez al piano y otra a la guitarra, aliñando las canciones con gestos que se disfrazaban de improvisación pero que escondían premeditación y esa seria alevosía a la que me refería antes —de quien sabe, en resumen, eso-que-se-hace—, en esta historia Vacas asume más el rol de fiel escudero, en la sombra, atento a los deseos del jefe, que del entrañable Michaleen Flynn. También Fernando Vacas produjo Alegrías, mano a mano con Gelb y más tarde con John Parish —sí, el de PJ Harvey— a las mezclas; un disco que se armó a base de experimentaciones, de sesiones y jams en una terraza en las que el único idioma lo dictaba la guitarra —a la banda de ayer se sumaban el guitarrista Luis Cortés Lin, y la colaboración especial de Raimundo Amador—, y que se grabó en el mismo estudio cordobés que el último disco de Maria de Medeiros, en una casa junto a la Plaza de la Corredera y con mucho de Innisfree. En entrevistas, sobre el escenario, Howe Gelb repite la palabra magia. Pues eso.

El jueves en Córdoba, el principio y el fin —por el momento— de Alegrías, Howe Gelb se enfrentó a un antagonista más fiero que Willy Danaher: el frío. No tanto el que protagonizaba trending topics, sino el que se colaba en el Teatro Góngora, y que ante la ausencia —o sutileza— de calefacción obligó a más de uno a no despojarse del abrigo. Para romper el hielo, sin embargo, bastó 4 Doors Maverick: la presencia majestuosa del hombre tranquilo, del tipo de Tucson escondido bajo la visera de su gorra, a un lado del escenario, presentándose secundario y alzándose protagonista —en cambio— a base de voz y guitarrazo, bisagra de una maquinaria engrasadísima, de funcionamiento preciso, que conciliaba el ala flamenca (representado ayer por el guitarrista Juan Fernández Panky y el cajón de Antoñín Perona Añil, en la guitarra a veces, ambos en las voces) con la venida del indie (Fernando Vacas, claro, y el charme del contrabajista danés Thoger T. Lund, habitual en la nueva formación de Giant Sand). Panky evitó añorar a Raimundo Amador en Cowboy Boots on Cobble Stone, y Lund permaneció junto a Gelb en el jugo central del concierto, un brevísimo suspiro de puro sabor americano que sonó más a remanso que a pause.

Entraron en materia y al siguiente tema, segundo todavía, irrumpió la primera tanda de artistas invitados —el segundo, el batería cordobés Ramos Dual, irrumpió en escena con un plumas, para no perecer en el intento—; algunas de las componentes de Prin’ La Lá, que aparecieron y reaparecieron a los coros en varios momentos, y que en este primer asomo imprimieron una oscura cadencia bossa a The Ballad of Lole y Manuel, con su dadaísta letra en español y su extraño aire a Gainsbourg, y más tarde —ya hacia el final— otro punto de candidez perversa a Broken Bird & The Ghost River. No sonaron todas las canciones de Alegrías —las que sí crecieron, disculpen el tópico, en el directo: ocurrió con Blood Orange—, sí algunas rescatadas de Giant Sand —el único bis, novísima en su diálogo con el flamenco— y otra que se incluirá en la próxima entrega de Howe Gelb & A Band of Gypsies, para quienes este cierre de gira conllevó la excusa de afinar, en el estudio de Eureka, su nuevo disco.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Pero regresemos a Sean Thornton, que es en realidad Howe Gelb: alguien que toca sentado y al que se le escapan de los dedos chispas de pura magia, alguien cuya guitarra descansa como las de esos grandes maestros del flamenco a los que tanto admira, alguien que estira las piernas al final de una canción, cómodo sobre el escenario con sus mitones de lana, consciente de saber eso-que-se-hace. Eso que Howe Gelb se hace no cabe en el oeste americano ni en el sur español: surge de otra galaxia. Y él, mientras, tan tranquilo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS