Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEMANA DE LA MODA DE PARÍS

Versace vuelve al calendario de la alta costura

La casa italiana no exhibía en público su colección Atelier desde 2004

Versace vuelve al calendario de la alta costura Ver fotogalería

El retorno de Versace al calendario oficial de presentaciones es la principal novedad de la semana de la alta costura que hoy ha empezado en París. Versace dejó de exhibir la línea Atelier en público en 2004. Hoy, ha vuelto a hacerlo “gracias a los buenos resultados de 2011” y aprovechando el auge de popularidad que le ha reportado la colaboración con la cadena H&M.

El de hoy no ha sido un desfile convencional, sino una presentación de 15 diseños ante grupos reducidos de invitados

Los graves problemas económicos que la firma atravesó a mediados de los años 2000 obligaron a recortar gastos y a replantearse la abultada factura de la división de alta costura. A pesar de eso, Donatella Versace (directora creativa desde la muerte de su hermano en 1997) asegura que nunca ha dejado de producir estos suntuosos diseños por encargo. Sobre todo, a esas estrellas que Gianni Versace siempre quiso tener cerca. Angelina Jolie, por ejemplo, llevó un traje de Atelier Versace a la última ceremonia de los Globos de Oro en Los Ángeles. El presidente de la compañía, Gian Giacomo Ferraris, asegura en Women’s Wear Daily que las 25 costureras del taller han mantenido su puesto en todo momento a pesar de la profunda reestructuración.

El de hoy no ha sido un desfile convencional, sino una presentación de 15 diseños ante grupos reducidos de invitados. En el primero, por cierto, estaban las actrices Diane Kruger o Cameron Díaz. Como ellas, los asistentes se han congregado bajo una escalinata dorada para contemplar de pie una serie de opulentos vestidos que esculpen la silueta femenina y la transforman en el perfil de una aguerrida sirena. La voz de Maria Callas en Tosca acompañaba una colección que evoca los sueños metálicos de los años sesenta. Estratégicas piezas doradas confieren a los sinuosos trajes una extraña cualidad tridimensional que les permite simular una suspensión alrededor del cuerpo.

Estratégicas piezas doradas confieren a los sinuosos trajes una extraña cualidad tridimensional

La música, la ropa y la puesta en escena querían ser un homenaje a las obsesiones estéticas de Gianni Versace. Su imaginación estaba poblada de personajes sacados de la ópera y de la mitología griega, que tomaban las calles de Miami al amanecer. La alta costura, auténtico teatro de la fantasía de la moda, era por lo tanto el lugar en el que sus narraciones encontraban un mejor acomodo. En 1989 -más de una década después de fundar su compañía- creó su primera colección en esta rigurosa disciplina artesanal. Hoy, las modelos más cotizadas de la industria (Karlie Kloss, Arizona Muse, Karmen Pedaru…) han recreado una estampa de portentosas mujeres que a él le gustaba componer con la ayuda de las top models de los años 90.

La mediática colaboración con H&M guarda relación con la presentación de hoy en varios sentidos. Por una parte, ha devuelto a la actualidad los archivos de la casa y los ha acercado a una nueva generación. Por otra, después de vender productos a un precio mucho más reducido, Versace parece querer reivindicar su legitimidad como firma de lujo. “Donatella cree en la alta costura, es lo que nos distingue como marca de lujo”, afirma Ferraris en WWD. “Su oficina está pegada al taller. Tiene pasión por la alfombra roja y mantiene un estrecho diálogo con las estrellas que le piden vestidos”.

Los que hoy se han visto, desde luego, son un espectáculo hecho a la medida de una vida de ciencia ficción. Como explicaba Inès de la Fressange a la salida de la presentación: “la alta costura es un placer para los sentidos. Solo algunos afortunados pueden poseer estas piezas, pero todos podemos disfrutar contemplándolas”.

Más información