Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poder cegador de la política

El fotolibro 'C.E.N.S.U.R.A', del castellonense Julián Barón, escogido por 'Photo-eye Magazine' entre los 10 mejores de 2011

Si brilla demasiado, la luz puede cegar. Y de los fallos, pueden surgir nuevas ideas. En conjunción, estas dos aparentes perogrulladas han dado lugar a uno de los 10 mejores fotolibros de 2011 según la revista online de fotografía contemporánea Photo-eye, que lleva realizando esta lista desde hace dos décadas: C.E.N.S.U.R.A, del castellonense Julián Barón (1978), publicado por RM (el precio de venta es de 15 euros, y la edición está limitada a 1.000 ejemplares). Barón, que se formó como ingeniero industrial, se lanzó a la fotografía en el año 2001, y desde entonces ha conseguido hacerse con galardones como el Premio Fotorreportaje ARCO 07. En esta ocasión, ha conseguido que cuatro personalidades del arte y la cultura, de un jurado de 26, coincidieran en seleccionar su obra: el miembro de Magnum Martin Parr, el fotógrafo John Gossage, el historiador Horacio Fernández y el director creativo de la editorial Gestalten, Sven Ehmann. "Julián, más allá de tener un estilo fotográfico, maneja un lenguaje político", ha señalado el premio Nacional de Fotografía Joan Fontcuberta.

La interpretación de ambas metáforas, la de la luz cegadora y la de los fallos creadores, es literal: a través de lo que el artista llama el "estilo de la cámara descompuesta", un flash demasiado potente vela los rostros y siluetas de políticos españoles para desvelar un lado oculto. "Es como cuando utilizas una cámara estropeada", explica. El "fallo detonante" ocurrió en 2007, en un evento durante la campaña electoral de las municipales. "Utilicé el flash por error, y de esas imágenes me surgió la idea: con esa agresión de luz se revelan detalles que me permiten aportar mi visión", cuenta.

Y su mirada no es precisamente complaciente. "En el gran circo que es la política, fotografía y censura se alían para manipular al pueblo a través de un falso uso de la imagen como documento", asegura el artista. "Mi inspiración fue el vídeo del zapatazo a Bush en Iraq. Cuando lo vi me pregunté: ¿Cómo puedo agredir yo a los políticos sin llegar a hacerlo de verdad?". A flashazo limpio.

Como una novela, C.E.N.S.U.R.A recorre el panorama político nacional en capítulos. "El primero es la patria y todo lo relacionado con ella: bandera, economía, religión; el segundo son los espacios de trabajo de los políticos; el tercero los mítines de masas, donde se buscan fans; y el cuarto es la visión final, una mirada personal más humillante", enumera Barón. A lo largo de las páginas, gestos y emblemas se desdibujan para resaltar un ojo, unas gafas de sol, una cartera en la mano. Y detrás de esos fragmentos se reconoce a personajes de todos los signos, como Mariano Rajoy, Alfredo Pérez Rubalcaba, Leire Pajín o Carlos Fabra. "A todos los he tratado por igual, con la misma agresión", apuntilla el fotógrafo.

Entre los políticos y el pueblo, el puente lo tienden los medios de comunicación. "Estos participan de la manipulación de los políticos", opina Barón. A modo de denuncia, sus fotografías buscan "censurar la censura". "Aunque en ese sentido no tiene que ver con la alteración digital de las imágenes. Por eso mis fotos tampoco han sido retocadas de ninguna manera".