Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La España de mitad del siglo XIX en 3D

Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando presenta exposición de fotografía estereoscópica

Desde que la Reina Victoria mostró su fascinación por un estereoscopio en la feria universal de Londres 1851, el experimento que permite la sensación de relieve en las fotografías traspasó las fronteras y llegó a este país con los artistas de la lente viajera. Hoy, a 160 años, la visión de instantáneas antiguas en tercera dimensión es motivo de la exposición Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses (1856-1867).

El salón de Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando es el espacio en el que la Fundación MAPFRE ha reunido la particular mirada que, gracias al desarrollo de la técnica estereoscópica, difunden de la España decimonómica tres fotógrafos: Joseph Carpentier, J. Andrieu y Ernest Lamy. También participan los editores Ferrier & Soulier y los hermanos Gaudin.

Ante los ojos del visitante se despliega una riqueza de elementos que ofrecen una amplia visión de la estereoscopía: además de la colección de imágenes que permiten al espectador experimentar la tercera dimensión, la muestra cuenta con libros de viaje, documentos sobre la técnica, cámaras y visores. Una suma que arroja un total de 130 piezas.

El primer segmento, El viaje fotográfico a España: el espectáculo de la imagen, presenta un yacimiento de imágenes que enriquecían el imaginario de los consumidores europeos de 1850 a 1860. En El artificio y la explotación de la visión espacial se recogen los esfuerzos y las investigaciones de la visión tridimensional y su aplicación a la fotografía. El cierre es un mosaico de obras que plasman lo más emblemático del país.

El eje central es un panorama del Madrid de mediados del siglo XIX, una vista circular prácticamente completa elaborada por Carpentier a partir de distintas tomas desde la antigua torre de la Iglesia de Santa Cruz. El deleite visual se complementa con reproducciones en gran formato de las fotografías originales y los aparatos ópticos para apreciarlas.

A propósito de la muestra, sus comisarios, Javier Piñar Samos y Carlos Sánchez Gómez, han abordado en la edición especial de un catálogo el desarrollo de la estereoscopía en España. Los especialistas señalan que entre 1856 y 1858 las expediciones de Carpentier, Gaudin y Ferrier pusieron en el mercado más de 500 imágenes. Una década más tarde, Ferrier, Lamy y Andrieu añadieron 600 vistas.

Una imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses (1856-1867) abre sus puertas mañana al ojo público. Estará en exhibición hasta el 22 de enero de 2012 en el recinto ubicado en Alcalá 13.