Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La designación de San Sebastián 2016 fue limpia, según la investigación oficial

El Ministerio de Cultura concluye que ninguno de los miembros del jurado para la elección de la capitalidad europea presentaba conflicto de intereses

No hubo ninguna conducta parcial ni favoritismos por parte de los miembros del jurado encargados de decidir qué ciudad española ejercería la capitalidad europea de la Cultura 2016. Esa es la principal conclusión de la investigación emprendida en julio por el Ministerio de Cultura, difundida hoy por fuentes del organismo mediante un comunicado.

"El procedimiento que ha determinado la capital cultural europea se ha realizado correctamente y se han evaluado los proyectos exclusivamente con criterios técnicos", señalan las fuentes. "La Comisión Europea ha confirmado al Ministerio de Cultura que representantes de dicha Comisión no constataron ninguna conducta parcial por parte de los miembros del Comité de Selección de la Capitalidad Europea de la Cultura 2016. Asimismo, la Comisión considera que los criterios seguidos por el Comité se han ceñido a los que deben regir todo el proceso de designación", añade el texto.

En la decisión, anunciada en junio en Madrid, San Sebastián se impuso a las candidaturas de Córdoba, Burgos, Segovia, Las Palmas y Zaragoza. En aquel anuncio, el presidente del jurado Manfred Gaulhofer, dijo: "Todas eran grandes candidaturas pero San Sebastián tenía algo más. Seguramente uno de los aspectos fuera el gran compromiso en contra de la violencia y la idea de usar la cultura para ello".

Personalidades críticas con la designación de San Sebastián (como la Ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, la cordobesa Rosa Aguilar) vieron en estas palabras un ingrediente político ajeno a los procesos de selección. Aguilar llegó a calificar de "magnífico error" esta designación.

Después vendrían las dudas expresadas por miembros de otras candidaturas sobre la independencia del jurado. Ahora Cultura en su nota declara: "Una de las personas de dicho Comité, Cristina Ortega Nuere, cuya actuación ha sido objeto de alegaciones, ha reiterado mediante declaración firmada que no tiene ni ha tenido ningún conflicto de interés con ninguna de las ciudades candidatas durante todo el proceso de selección. Su participación en el Consejo Vasco de la Cultura no supone ningún impedimento en relación con su condición de miembro del Comité de Selección. La citada miembro del Comité no ha tenido participación en el Convenio Marco de Colaboración entre el Ayuntamiento de San Sebastián y la Universidad de Deusto. Según manifestación del Vicerrector de la Universidad de Deusto, ésta no ha tenido ninguna participación activa en la candidatura de la ciudad de San Sebastián".

Ficheros de ordenador

El informe de Cultura se refiere también la sustracción de unos ficheros del ordenador personal de Ortega Nuere: "De todo ello y conforme a la información de la que se dispone, sin perjuicio de otros hechos y circunstancias que puedan ponerse de manifiesto, cabe concluir que no se puede establecer un nexo causal entre las notas sustraídas del ordenador personal de la jurada, objeto de las alegaciones en su contra, y la candidatura de la ciudad de San Sebastián".

Los miembros del jurado fueron: Mireia Belil, Enrique Cabero, Emilio Cassinello, Javier Martín, Cristina Ortega, Jordi Pascual (estos propuestos por Cultura) y, a propuesta de diversas instituciones de la UE, Constantin Chiriac, Manfred Gaulhofer, Danuta Glondys, Hennicot-Schoepges, Robert Scott, Elisabeth Vitouch, Andreas Wiesand.