Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje literario a Eduardo Mendicuti en el Instituto Cervantes

Almudena Grandes: "Su amistad ha sido la más importante de mi vida"

El escritor y periodista Eduardo Mendicuti (Sanlúcar de Barrameda, 1948) ha sido homenajeado ayer martes en la sede del Instituto Cervantes de Madrid, en un acto presentado por Boris Izaguirre al que asistió numeroso público. Un grupo de actores leyó diversos textos del novelista andaluz entre las intervenciones de Almudena Grandes, Luis Antonio de Villena y Luis García Montero, entre otros autores, que glosaron la obra y la personalidad del homenajeado.

Eduardo Mendicuti comenzó su carrera literaria en la adolescencia, en la que cosechó numerosos premios, inicialmente como autor de cuentos. Fue galardonado con el Premio Sésamo de novela en diciembre de 1973, mientras aún estudiaba Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid; la obra premiada, titulada "Tatuaje", no pudo publicarse a causa de la censura franquista. Fichado por la editora Beatriz de Moura, cosechó numerosos éxitos literarios (Una mala noche la tiene cualquiera, Yo no tengo la culpa de haber nacido tan sexy, El Palomo Cojo, - llevada al cine por Jaime de Armiñán- así como El novio búlgaro y Mae West y yo...). Creador de personajes como La Susi desde su columna de opinión en el diario El Mundo, Eduardo Mendicuti ha impregnado muchos de sus textos con un humor transparente y sutil bajo el cual discurre la trama de un fluir vivencial estrechamente vinculado al combate contra una realidad casi siempre adversa "que no le ha hecho perder nunca el optimismo", según uno de los participantes. Las características de su escritura, así como la personalidad literaria, la actividad creativa del lenguaje y el estilo de Mendicuti, llenos de desenvoltura y maestría, fueron glosados por los escritores que dirigieron la palabra al público, como José Infante, Luisgé Martín y Luis Muñoz. La novelista Almudena Grandes definió su amistad con Mendicuti de esta manera: "La más importante de mi vida".

El escritor gaditano ha añadido a su oficio literario un compromiso firme con la defensa de los derechos de homosexuales, gays y lesbianas, colectivo del que siempre se sintió parte y por cuya causa "luchó denodadamente", según los intervinientes. Bajo el franquismo, tal actitud era objeto de persecución y maltrato policial, así como de condena judicial y rechazo público. Su actitud pionera en la defensa de su causa fue encomiada por Toni Poveda, dirigente del colectivo gay, que la definió como "valiente y solidaria siempre". Por su parte, Eduardo Mendicuti, que dijo sentirse "abrumado por las loas" dirigidas a su obra y a sus actos, destacó: "Yo únicamente he escrito lo que siempre quise escribir y he dicho sí a las peticiones del colectivo homosexual para que participara en sus iniciativas, a las que siempre me presté y es al colectivo a quien debemos agradecer todos su actitud y su valentía".

La cantaora Raquel Villar, acompañada por el guitarrista José Manuel Sisón, dedicó dos de sus mejores cantes a los asistentes y al homenajeado, mientras José Julián Frontal, asistido al piano por Emilio González Sanz, interpretó un conmovedor fragmento del Sansón y Dalila del compositor francés Camille Saint Saëns (1835-1921).