Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace AC/E, la marca oficial para vender la cultura de España

Acción Cultural Española aglutina las tareas de difusión y promoción que antes realizaban la SECC, la SEACEX y la SEEI

Se acabó el baile de letras. La fusión de las tres entidades estatales que hasta ahora se encargaban de la difusión y promoción de la cultura española dentro y fuera de España ya tiene nombre y logotipo. Tres palabras, tres letras y un signo de puntuación, Acción Cultural Española (AC/E), que suman la labor que hasta ahora ejercían la Sociedad Estatal de Conmemoraciones culturales (SECC), la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX) y la Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales (SEEI).

Charo Otegui, su nueva directora, ha presentado hoy la imagen (obra del estudio de Oscar Mariné) y las líneas generales de actuación para los próximos años. Sobre un fondo blanco y con nítidas letras negras la tipografía del pasado da paso a una nueva sociedad que responderá, según Otegui, a un propósito de "eficiencia económica y eficiencia cultural".

Con 30 millones de euros de presupuesto para 2011 ("la fusión ha significado un ahorro significativo y un ajuste en los cargos directivos, de 12 hemos pasado a seis", apuntó Otegui) la AC/E reformula una fusión que se llevó acabo el 21 de diciembre pasado, y que hoy ha visto la luz precisamente en las luminosas oficinas de la antigua SEEI en la calle José Abascal de Madrid.

En el hall de entrada, frente a una estantería llena de libros, catálogos, guías, premios y anuarios, rodeada de los trabajadores y responsables de la nueva sociedad, Otegui expuso durante casi una hora el futuro de esta nueva empresa. Los objetivos, resumió, son más o menos los de antes: promocionar y difundir la diversas realidades españolas dentro y fuera de nuestras fronteras; articular proyectos de las diferentes instituciones y comunidades autónomas y promover proyectos que impliquen a creadores, científicos e industriales culturales siguiendo las directrices geográficas del Plan de Acción Culturales en Exterior (PACE).

Más de 65 exposiciones

La programación en marcha incluye más de 65 exposiciones que, a lo largo de 2011, viajarán por 74 ciudades de 34 países. "Mantenemos el presupuesto en la programación de arte contemporáneo y reforzamos el programa de arte español en el exterior, es importante consolidar a nuestros artistas emergentes". Aseguró que no se han caído proyectos importantes sino que se están "reubicando". "Es el caso del de la Constitución de Cádiz, lo estamos reordenando porque no vale de mucho hacer una exposición más, sino que es importante crear un buen libro o un buen catálogo sobre el tema".

Al preguntarle sobre la cercanía de las elecciones generales y hasta que punto podrían afectar en la nueva sociedad, Otegui se mostró defensora de las instituciones sólidas frente a los vaivenes políticos. "El tipo de actividades que llevamos a cabo no se pueden ver alteradas por cambios políticos porque nacen con voluntad de permanencia más allá de las personas. Ayer me emocionó ver la fotografía de todos los directores del museo Reina Sofía juntos en la entrega de unos premios. Tenemos que aprender que las instituciones están por encima de los cambios y por encima de las personas. Yo estoy programando para el 2012, 2l 13 y 14 porque si no habría programación y estoy segura de que todos los partidos políticos están dentro de esta misma idea".

Otegui ha insistido en la importancia de la ciencia en esta nueva etapa ("la ciencia es cultura") y en un impulso a la producción de documentales como vía de comunicación. España, añadió, ya ha confirmado su participación en la Exposición Universal de Yeosu 2012 (llevará medio siglo de exploración marina española a través del proyecto de 'Malaespina' y los dos buques oceanográficos el Hespérides y el Sarmiento de Gamboa. También en 2012, la AC / E participará en Floridae, la exposición mundial de horticultura que cada década se celebra en los Países Bajos.