Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Se rueda!: Aquella ETA que entregó las armas

TVE concluye el rodaje de la miniserie 'El precio de la libertad' sobre el político vasco Mario Onaindia

El actor Quim Gutiérrez ha sentido muy de cerca en su cuerpo el frío de una cárcel mientras ha rodado estos días, en la vieja prisión de Segovia, El precio de la libertad, una miniserie para televisión, en coproducción con TVE y ETB, sobre el histórico político vasco Mario Onaindia (1948-2003), condenado a dos penas de muerte en el llamado proceso de Burgos, en 1970, por su pertenencia a ETA.

Bajo la dirección de Ana Murugarren y la producción de Joaquín Trincado, la tv-movie cuenta con dos capítulos de 160 minutos cada uno y se estrenará en el Festival de San Sebastián, como producto de televisión, para difundirla a continuación por la cadena pública vasca, antes de llegar a la estatal, hacia el otoño próximo.

Mientras posa en el patio del penal, famoso por la fuga de presos de ETA en 1976, bajo un rótulo atribuido al dictador Francisco Franco donde se lee: Las cárceles de España son las más católicas y humanitarias, Gutiérrez considera un lujo trabajar en un decorado con una historia en sus paredes, aunque sea triste, y sentirse acompañado por una especie de "halo espiritual" de quienes estuvieron allí, lo que sin duda le ayuda a meterse en el papel.

Por las viejas galerías carcelarias también se ha movido el actor Andrés Herrera, que encarna a Teo Uriarte, otro de los condenados a muerte en Burgos, quien reflexiona sobre el guion de la serie que lleva el mismo título que el libro de memorias que escribió Onaindia en 2001: "Hemos intentado dar vida de una manera ficticia a una gente que formó parte de la historia y de alguna manera la cambiaron, incluso les pasó por encima; jóvenes que exploraron los limites de la política y que pagaron una a una las consecuencias de estar condenados a muerte por el franquismo, pasaron a estar condenados a muerte por sus propios amigos de lucha; y sus errores son nuestro presente...".

Iñaki Rikarte figura entre los actores principales de esta nueva producción, junto con Gutiérrez y Herrera, donde también trabajan Álex Angulo, Mikel Losada, Paco Sagarzazu, Leyre Berrocal, Javier Krahe, Chete Lera, Jacobo Dicenta, Xavi Boada, Patxo Telleria y Ramón Barea.

Siete semanas de rodaje

Después de siete semanas de rodaje, a punto de acabar, Murugarren se muestra muy feliz con el trabajo realizado y con sus actores, contando la vida de un Onaindia joven -"no al que recuerda la mayoría, de poblaba barba, tipo Bud Spencer", dice-, entre los 18 a 22 años, cuando entró en aquella primera ETA que, a juicio de la directora de la serie, "no tiene nada que ver con lo que es ahora, [hacía] una lucha más revolucionaria contra el franquismo".

La segunda parte es la política, después de la amnistía, con el inicio de la democracia, la transición y aquellos tiempos tan revueltos con muertos todos los días, asesinados por la banda terrorista. Murugarren sostiene que "era horroroso y aquí, esta gente, Uriarte, Juan Mari Bandrés, Mario Onaindia... fueron tan cabales y tan honestos que proclamaron que con la violencia no se va a ninguna parte y consiguieron que una parte de ETA, los polimilis, dejaran las armas, que es como acaba la película, con la entrega de armas... Un hecho muy pertinente, a ver si se repite la historia".