Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

'Born this way', una decepción en toda regla

Anticipado por una sucesión de pequeños hitos (primero el título, luego la letra, más tarde la portada), hoy viernes 12 de febrero es la fecha escogida para el alumbramiento del nuevo sencillo de Lady Gaga, Born this way. Aunque se aseguró que nadie se llevaría la exclusiva del estreno mundial, previsto para las 12:00 hora española, el blog de Perez Hilton ha tenido el privilegio de albergar un par de horas antes que el resto de medios el adelanto del homónimo tercer álbum de la estadounidense. Para poder adquirir la canción en formato digital habrá que esperar hasta las 15:00.

La primera escucha causa extrañeza. Born this way podría ser una canción discotequera de una diva del country comercial como Shania Twain. Pero enseguida otra imagen ocupa su lugar. Si en el vídeo del último sencillo de Monster, Alejandro, cuyos ecos todavía no se han apagado en la radio española, se merendaba en cinco minutos varios logros estéticos de la carrera de Madonna, en la melodía de Born this way Gaga apunta solo a uno de ellos: el hit que Madonna publicó en 1989, Express yourself.

No solo la melodía del estribillo guarda evidentes semejanzas con este clásico, sino que su espíritu va como anillo al dedo a la enésima vuelta de tuerca que Gaga da a la misma temática. Ser raro no es malo. Yo soy así y así seguiré. Nunca cambiaré. "Don't be a drag, just be a queen", suelta en el puente. Es posible que esta vez sus pequeños monstruos ya se sepan la lección y quieran pasar al siguiente capítulo.

Pero no todo va a ser Madonna. También hay sitio para el pequeño homenaje a TLC. Así puede tomarse la semejanza de la estrofa de Born this way con su éxito Waterfalls . Otra referencia demasiado evidente para lo que se suponía iba a ser un gran paso adelante para la, indiscutiblemente, más importante artista pop contemporánea. Aunque tras varias escuchas se aprecie ya el potencial de la canción para convertirse en el éxito planetario que de cualquier modo habría sido, después del descomunal salto cualitativo que significó la inconmensurable Bad romance, Born this way solo puede calificarse como una decepción en toda regla.