Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrella Morente despide a su padre con un emocionado cante

Miles de personas acompañan al cantaor en su último recorrido por Granada

Estrella Morente canta ante el féretro de su padre, el cantaor granadino Enrique Morente, en la capilla ardiente instalada en el teatro Isabel la Católica (Foto: Pool).
Estrella Morente canta ante el féretro de su padre, el cantaor granadino Enrique Morente, en la capilla ardiente instalada en el teatro Isabel la Católica (Foto: Pool).

Desde poco antes de las seis de esta tarde, Enrique Morente descansa cerca de la Alhambra, en la ciudad en la que nació. Su hija Estrella le despidió como debía, con la Habanera imposible del cantautor granadino Carlos Cano. Tras cantar Granada no tengas miedo de que el mundo sea tan grande, Estrella Morente se ha echado sobre el féretro en la capilla ardiente instalada en el Teatro Isabel la Católica. Toda su familia le ha seguido.

Ha sido la escena más conmovedora de un homenaje en el que también ha participado el poeta Luis García Montero, quien ha dicho que el cantaor ha muerto "lleno de vida, de ilusión, de fuerza, siendo manantial". "Nos quedan tus mil lecciones de humildad y tu familia, porque has fundado una estirpe. Qué difícil despedirse de ti. Descansa en tu tierra", ha dicho el poeta.

Laura García-Lorca de los Ríos ha leído Alma ausente, del poema Llanto por Ignacio Sánchez Mejías: Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace/ un andaluz tan claro, tan rico de aventura/ Yo canto su elegancia con palabras que gimen/ y recuerdo una brisa triste por los olivos. Y también leyó el poema De pronto, que Francisco García Lorca dedicó a su hermano, obras que han sido cantadas por Enrique Morente.

Cerca de las cinco de la tarde, una vez cerrada al público la capilla, el féretro ha partido por la cuesta de Gomérez atravesando la Alhambra hacia el cementerio de San José, donde el cantaor ha recibido sepultura en un acto abierto a la ciudadanía, aunque cerrado a los medios gráficos, por expreso deseo de la familia.

A lo largo de este miércoles han sido, según fuentes municipales, unas 5.000 personas las que han pasado por la capilla ardiente, adonde han asistido, además de ciudadanos, amigos del cantaor y la familia como Almudena Grandes, Miguel Ríos, Marina Heredia, Curro Albaicín, Tatiana Garrido o Paco Ibáñez.

El féretro con los restos mortales de Enrique Morente salió poco antes de las ocho de la mañana de la sede de la SGAE en Madrid, ciudad donde el lunes falleció el cantaor, para viajar por carretera hacia Granada, su ciudad natal.

Durante las cuatro horas y media que permaneció abierta ayer la capilla ardiente en Madrid, más de un millar de personas pasaron para dar un último adiós al cantaor granadino y como muestra de pésame a la familia. Entre ellas, decenas de personalidades del mundo del flamenco, como Paco de Lucía, Tomatito, Miguel Poveda, o José Mercé, que recibieron el féretro entre aplausos y gritos de "el más grande", y de la cultura, como Miguel Ríos, Carlos Saura, Pedro Almodóvar, Alejandro Sanz o Joaquín Sabina.

También se acercaron a rendir homenaje a uno de los grandes renovadores del flamenco políticos como el ex presidente del Gobierno Felipe González, el ex presidente de la Junta de Andalucía y vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, el actual presidente andaluz, José Antonio Griñán, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde.

El artista, que según informó ayer la Clínica La Luz, padecía "un cáncer de esófago, de 4,5 centímetros, localizado en el tercio medio, con metástasis linfáticas", será enterrado en el cementerio de San José, junto a la Alhambra. La ceremonia está prevista a partir de las siete de la tarde.