Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Más esfinges, esto es Lúxor!

Las últimas 12 esculturas descubiertas datan de entre los años 343 y 380 antes de nuestra era, según los arqueólogos egipcios

Parte de la avenida de las esfinges de Luxor, donde se han encontrado las 12 estatuas.
Parte de la avenida de las esfinges de Luxor, donde se han encontrado las 12 estatuas. EFE

El hallazgo -que suena tan maravilloso- de 12 esfinges del antiguo Egipto en Lúxor hay que ponerlo en su contexto: hay cientos de ellas en la ciudad y sus alrededores y ni se sabe cuántas quedan por hallar. Las estatuas de la mítica criatura, con diferentes iconografías (tocados, rostros, cuerpos de carnero o de león), flanqueaban las diversas avenidas sagradas que irradiaban desde la vieja ciudad de Tebas uniendo centros de culto y por las que se desarrollaban las procesiones en las grandes fechas ceremoniales, como en las que se paseaban las efigies de Amón y Mut.

Todavía hoy el paseo entre los templos de Lúxor, en el centro de la ciudad moderna y Karnak, situados a casi tres kilómetros uno del otro -lo que se denomina Kabash path o Sphinx Alley-, se realiza en varios tramos entre esfinges. Parte de las esfinges que se ven están rotas o derribadas y otras son un elemento tan cotidiano que la gente pone a secar la ropa en ellas. En algunas zonas, se pueden apreciar alineamientos de esfinges en diversas direcciones que apuntan hacia recintos sacros que ya no existen.

Si la gran avenida discurre más o menos paralela al Nilo, otra que se ha descubierto, y en la que han aparecido las nuevas esfinges, va hacia el río. Desde hace tiempo, el Gobierno egipcio está desarrollando el proyecto de excavar y rehabilitar algunas de esas avenidas que son un buen reclamo para el turismo. La iniciativa, que sobre todo pretende reconstruir la vía entre los dos emblemáticos templos y convertirla en un gran museo al aire libre, avanza a ritmo lento. Cosa lógica porque aquí y allá la vieja vía sagrada se interrumpe por edificios que habría que demoler para devolverle al camino su aspecto monumental original. En algún caso han aparecido esfinges dentro de las casas -y varias ahí siguen-.

Desde que empezaron las labores, se han descubierto, según explicó a principios de este año el ministro de Cultura egipcio Faruk Hosni, la friolera de 650 esfinges. Se cree que en la antigüedad unas 1.350 flanqueaban la gran avenida. La vía, construida por Amenofis III hace 3.400 años, era ella misma un gran monumento y la enriquecieron y ampliaron soberanos posteriores como el propio Ramsés II. La avenida tal y como se está descubriendo es la de su diseño último, de tiempos de Nectanebo I (siglo IV antes de Cristo). Zahi Hawass, el responsable de antigüedades de Egipto, ha subrayado que el propósito de los trabajos es restaurar la avenida tal y como era en tiempos de los faraones y abrirla a los turistas. La inauguración oficial está prevista para el próximo marzo. Durante los trabajos no sólo han aparecido esfinges sino otros notables testimonios arqueológicos como el primer cartucho (inscripción real) con el nombre de Cleopatra que se encuentra en Lúxor. En su evocador estilo, Hawass destacó que la reina y Marco Antonio visitaron juntos la avenida -no ha precisado si se besaron- y posiblemente ella encargó trabajos de rehabilitación, lo que explicaría la presencia de su nombre. También se ha hallado restos de edificios romanos.