Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Invasiones alienígenas a bajo precio

Hollywood prepara una oleada de extraterrestres, caos y destrucción, pero ahora más baratos

Es como si la Tierra estuviera de rebajas. Al menos para Hollywood a la hora de destruirla. No tiene nada que ver con la ecología en el cine o con cómo rodar de manera sostenible para el Medio Ambiente. Se trata de alienígenas, caos y destrucción, tres clásicos del cine de masas, ahora más baratos. Y también por ello, más frecuentes. La Tierra se verá amenazada por tan sólo diez millones de dólares en Skyline, filme de los hermanos Colin y Greg Strause cuyo pequeño presupuesto no tiene nada que ver con las grandes expectativas de una cinta publicitada a bombo y platillo y que en la Comicon de San Diego no dejó friki sin camiseta.

Además está Monsters, filme independiente y de bajo presupuesto de Gareth Edwards que lleva haciendo su ronda en festivales y ahora llega a las pantallas estadounidenses con la historia de una invasión alienígena que acaba con medio México. El género sigue siendo el mismo que el de Independence Day o cualquiera de La guerra de los mundos, la antigua o la de Spielberg. Lo que han cambiado son los medios y con el mercado de los efectos visuales al alcance de cualquier PC ya no es necesario contar con ILM o Digital Domain para invadir la galaxia. Así lo demostraron tanto Distrito 9 como Monstruoso y hasta Roland Emmerich, el rey de la destrucción como demostró en Independence Day, Gozilla o El día de mañana está trabajando en una película que aúna alienes y bajo presupuesto con The Zone. Cinco millones de dólares para contar una historia con toques extraterrestres alrededor de una falsa filmación "encontrada".

Los hay que prefieren mantener un presupuesto más saneado a la hora de aniquilar la raza humana tal y cómo la conocemos en una cartelera que acabará varias veces con la Tierra entre ahora y 2012. Su propuesta es cambiar el enfoque. Ese es el caso de Cowboys & Aliens, el próximo estreno de Jon Favreau quien junta en una cinta dos de los géneros más clásicos de la historia de Hollywood: marcianos y vaqueros. "Una idea fascinante porque está rodada en anamórfico, como los grandes westerns de antaño, con todo el sabor del oeste. Y entonces llegan los alienígenas", resume Harrison Ford, protagonistas de esta cinta junto con Daniel Craig. Otro enfoque es el de Paul, una historia con humor de un marciano autoestopista que huye del Área 51. Y luego está la nueva versión de la siempre terrorífica La cosa, además de la sorpresa que prepara J.J.Abrams con Steven Spielberg en Super 8.

¿Alienígenas con forma humana? I Am Number Four, donde el recorte presupuestario viene del hecho de contratar a un grupo de casi desconocidos al borde de ser descubiertos. Lo que se dice carne fresca como la de Alex Petyfer o Diana Agron con un caché todavía por ser probado y por lo tanto bajo. Pero en medio de esta invasión de rebajas también habrá en las pantallas cine de género a su precio a juzgar por los 200 millones de dólares que Universal ha presupuestado para Battleship, filme basado en el popular juego de estrategia dedicado a hundir barcos y que en la gran pantalla ha añadido alienígenas para un estreno previsto para verano de 2012. O, para el próximo marzo, la llegada de Battle: Los Angeles, donde bajo las órdenes del realizador Jonathan Liebesman un grupo de infantes de marina resiste calle a calle en Los Ángeles la presión de una invasión de vida extraterrestre.