Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva sala de conciertos para el Auditori de Barcelona

El edificio de Moneo estrenará en diciembre otro espacio para la música con aforo para 152 espectadores

Tardó casi una década en poder inaugurar su sala sinfónica, pero el Auditori de Barcelona, edificio diseñado por Rafael Moneo, no deja de crecer incluso cuando ya se daba definitivamente por concluido en 2007 con la inauguración del Museo de la Música. El próximo 16 de diciembre el Auditori estrenará una nueva sala para conciertos de pequeño formato y ensayos: la Sala 4 Alicia de Larrocha. Así ha sido bautizado este espacio para la música, con un aforo para 152 espectadores, que se ha financiado gracias al dinero del Fondo de Inversión Local, conocido como plan Zapatero.

Un concierto protagonizado por un quinteto de viento de la Banda Municipal de Barcelona, la pianista Alba Ventura y la cantante Sílvia Pérez Cruz estrenará la sala Alicia de Larrocha, que se suma al complejo del Auditori, que cuenta con la sala Pau Casals, la sinfónica, con capacidad para 2.200 espectadores; la sala Oriol Martorell, de cámara, con un aforo para 600 personas; y la sala Tete Montoliu, polivalente, con 400 plazas.

El nuevo espacio para la música, de 208 metros cuadrados y con ventanales que permiten el paso de la luz del día, cuenta con una grada retráctil para el público que permite su conversión de sala de conciertos en sala de ensayos. Será el espacio donde la Banda Municipal preparará sus conciertos y el lugar de trabajo de otros grupos residentes del Auditori, como el Quartet Casals, el grupo instrumental bcn216 o la Orquestra Àrab de Barcelona. También será usada como sala de actos por la Escuela Superior de Música de Cataluña (Esmuc), integrada en el complejo arquitectónico.

Adaptar la acústica

Para cubrir las necesidades acústicas de las diferentes formaciones musicales que harán uso de la sala, las paredes del espacio están cubiertas por 600 paneles que gracias a 60 motores varían su posición para adaptar la acústica a cada tipo de concierto.

La sala Alicia de Larrocha, cuyas obras han costado 4,5 millones de euros, se levanta como un anexo situado en el extremo norte del Auditori, en la fachada que da a la calle de Ribes, donde antes había una rampa de acceso a la biblioteca de la Esmuc, que estaba en desuso. Además de la sala de conciertos, el espacio cuenta con una planta superior para celebrar conferencias y actos diversos y una terraza.

El diseño ha sido realizado por el propio Rafael Moneo conjuntamente con el arquitecto Lucho Marcial y mantiene el concepto arquitectónico, aspecto y el sistema de construcción del proyecto original del Auditori así como su acabado, compuesto por una malla de hormigón y una chapa de acero inoxidable oxidada.