Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Cervera ofrece su colección del Thyssen "gratis" hasta 2012

Las negociaciones entre la baronesa y la ministra de Cultura para prorrogar el alquiler de 240 obras siguen atascadas por las diferencias económicas

Carmen Cervera ha sorprendido hoy con un anuncio: está dispuesta a que su colección continúe "gratis" un año más en el Museo Thyssen-Bornemisza. La baronesa explicó a Efe que había dado instrucciones a sus abogados para que ofrecieran la prórroga gratuita del préstamo de las 240 obras de su colección "consciente de la situación económica que atraviesa el país". "Es una oferta generosa", dijo Cervera.

La cesión de estas obras finaliza el próximo 12 de febrero. Y, hasta el momento, las conversaciones mantenidas entre Carmen Cervera y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para renovar un nuevo acuerdo no han llegado a buen puerto, lo que deja en el aire el futuro de una colección que complementa los fondos del barón Thyssen comprados por el Estado español en 1993.

En un desayuno informativo organizado hoy por el Foro Nueva Cultura, la ministra de Cultura desveló que existía "una gran diferencia" entre las expectativas económicas de la baronesa Thyssen y la capacidad presupuestaria del Estado para seguir alquilando sus obras. "Ella ha mostrado una buena voluntad y disposición pero sin duda hay una gran diferencia entre sus expectativas económicas de alquiler y lo que en este momento de crisis el Estado puede ofrecer", señaló la ministra.

González-Sinde rehusó desvelar la cantidad que demanda la baronesa. "No sería leal", dijo. La colección de Carmen Cervera está valorado entre 650 y 700 millones de euros, según su propietaria, que tampoco reveló cuánto le pide al Estado para mantener los fondos en Madrid. "Me han sorprendido mucho las declaraciones de la ministra sobre nuestras negociaciones y las afirmaciones que ha hecho sobre mis pretensiones", replicó esta tarde la baronesa.

A pesar de la distancia entre ambas posiciones, ninguna parte da por rotas las conversaciones. La ministra, de hecho, confía en llegar a un acuerdo antes de que acabe el año.