Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Festival de Mérida cesa a su director Francisco Suárez

La muestra corre el peligro de perder su gran seña de identidad: la esencia grecolatina

Francisco Suárez, director del Festival de Teatro de Mérida en las tres últimas ediciones, ha sidodestituido este mediodía por finalización de contrato por parte del patronato de esta muestra especializada en temática grecolatina. El festival fue inaugurado por Margarita Xirgu en 1933 con una versión de Medea realizada por Miguel de Unamuno y con dirección de Cipriano Rivas Cheriff. Todos ellos asistieron al estreno, además de Manuel Azaña, presidente del Gobierno de la II República española.

Suárez, que no oculta su tristeza por tener que abandonar la muestra emeritense, ya tuvo este verano varios desencuentros con responsables de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura, hasta el punto de mostrar su total disconformidad cuando le obligaron a incluir en la programación varios espectáculos que no tenían nada que ver con la principal seña de identidad de la muestra como un concierto de María Dolores Pradera o Electra, de Benito Pérez Galdós, cuyo argumento no tiene nada que ver con el mito grecolatino.

Un portavoz de la Junta de Extremadura ha señalado que no tienen nombrado ni consultado a ningún nuevo director, pero que va a haber un cambio de modelo en la dirección del festival, que verá mermado su presupuesto. De hecho ya se habla de una cantidad en torno a 600.000 euros para la edición de 2011, lo que supondría una reducción de casi un 60% con respecto a ediciones anteriores.

Tampoco se sabe nada de la persona que sustituiría a Suárez, aunque no se descarta que fuera un gestor de la propia Junta de Extremadura y que incluso se intentará descapitalizar al festival de su gran seña de identidad, prácticamente única en el mundo, que es la de representar montajes que tengan que ver con los textos clásicos grecolatinos o las posteriores lecturas y versiones que sobre éstos se han hecho a lo largo de los últimos veinticinco siglos.