Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flamenco heredero de sí mismo

Paco de Amparo, guitarrista y compositor de Son de la Frontera, presenta en la Galileo su nuevo proyecto, Sonaires de la Frontera

Si ponemos en una coctelera el toque moronero del guitarrista Diego del Gastor, una mandola y percusiones norteafricanas, sale un invento que suena a rancio y a la vez es aire fresco para el flamenco. No es nuevo. Nació como Son de la Frontera. Después de dos discos y cinco intensos años tocando por todo el mundo, uno de los componentes de aquel grupo, Paco de Amparo, sobrino nieto de Diego del Gastor, rescata el espíritu, "el aire", según sus propias palabras y las composiciones que hizo para Moroneando, primer disco de Sonaires de la Frontera.

"Me vi con un material que había trabajado durante un año y por falta de entendimiento no iba a salir", explica Paco de Amparo, guitarrista y compositor. "Vi una locura dejar aparcado el proyecto y la música, así que empecé a buscar gente de Morón que quisiera involucrarse y aquí está el nuevo proyecto, con ganas de seguir innovando y seguir con el camino iniciado". Nacía Sonaires de la Frontera, la nueva formación que lidera Paco de Amparo, un proyecto que mantiene el espíritu y el legado de Son de la Frontera pero está dirigido de forma más personal por él. "Es un camino totalmente personal, no se trata de sustituir a los componentes de Son de la Frontera, porque eso fue irrepetible, inmejorable".

MÁS INFORMACIÓN

Ahora, el nuevo grupo "es una banda", explica de Amparo. Lo que quiere decir es que sus miembros, que mantienen carreras profesionales paralelas, pueden ser sustituidos en determinadas actuaciones en vivo. Esta noche, en la sala Galileo-Galilei de Madrid, estarán todos para presentar el disco: Paco de Amparo (guitarra), David el Galli (cante y compás), Keko Baldomero (mandola), Jesús de Santiago (cante y compás), Luis Torres (compás y coros), Ignacio de Amparo (compás y coros), Isidro Suárez (percusión) y Mercedes de Morón (Bbaile).

La referencia a Morón se lleva como bandera. El disco está grabado y compuesto en esta localidad sevillana, sus músicos son casi todos de este pueblo, y la portada y los sonidos aluden a la identidad local. "El nombre del grupo se refiere al aire de aquí, a lo que hemos respirado desde pequeños, la escuela de Morón". Esa que lleva por bandera a Diego del Gastor, que creó una escuela con su personal manera de tocar la guitarra. "Morón vivió una época dorada con Diego del Gastor, por aquí pasaron todas las grandes figuras del flamenco para escucharle". Y no sólo eso. También del extranjero. "Nosotros hemos estado tocando en Chicago y otros lugares de EE UU y nos hemos encontrado alumnos y alumnas de Diego que vinieron a Morón a tomar clases con él, hay escuelas con su nombre en EE UU, en cualquier sitio donde vas Diego está presente".

Los escenarios en los que estuvo Son de la Frontera son, entre otros, el Royal Albert Hall de Londres, donde el grupo actuó tras recoger el premio a Mejor Grupo Europeo otorgado por la emisora Radio 3 de la BBC en 2008, o el Festival de Jazz de Montreal, donde estuvieron en 2007. "Como Son de la Frontera vivimos muchas emociones sin pretenderlo, tocamos delante de 10.000 personas, fue una de las experiencias más fuertes que he vivido en un escenario".